¿Las enzimas digestivas pueden mejorar el reflujo gastroesofágico?

La enfermedad por reflujo gastroesofágico, o GERD según sus siglas en inglés, afecta hasta el 25% de los estadounidenses y europeos, según una reseña del año 2009 de "American Family Physician". El principal síntoma es la acidez, pero pueden aparecer otros, como dolor o presión en el pecho, dolor abdominal y tos. Esta enfermedad puede producir una lesión en el recubrimiento de la parte inferior del esófago, que si no se trata puede contribuir al desarrollo de cáncer esofágico.

Causas del reflujo gastroesofágico

La causa exacta del reflujo gastroesofágico es materia de debate, pero un análisis de “Gastroenterology Research and Practice” del año 2009 sugiere que el trastorno provienen de una inapropiada relajación del esfínter esofágico inferior, que es una porción estrecha en el fondo del esófago que normalmente evita el flujo retrógrado del contenido ácido del estómago. Los factores que parecen agravar esta afección son anormalidades en la contracción muscular del esófago, una persistente laxitud del esfínter esofágico inferior y el retraso en el vaciado estomacal luego de las comidas.

Las enzimas digestivas estimulan el vaciado estomacal

Cuando comes una comida, el alimento que entra a tu estómago se mezcla con ácidos y enzimas que ayudan a degradar el material ingerido en partículas más pequeñas que con el tiempo dejan el estómago y entran en el intestino delgado, donde más enzimas continúan el proceso digestivo. En las patologías en las que hay poco ácido para activar las enzimas digestivas o cuando estas enzimas no se producen en cantidad suficiente, se retrasa el vaciado gástrico. Esto puede ocurrir durante un tratamiento con medicamentos que bloquean los ácidos o como resultado de trastornos pancreáticos.

Enzimas digestivas: un arma de doble filo

Aunque el retraso del vaciado estomacal tiene un papel en la enfermedad por reflujo gastroesofágico, es sólo parte del mecanismo que la causa. Como apuntaba un análisis de “Journal of Pharmacy and Pharmacology” del año 2009, cualquier cosa que esté presente en el estómago durante un "episodio de reflujo" puede entrar en contacto potencialmente con el esófago. Por consiguiente, si estás tomando enzimas digestivas para acelerar el vaciado estomacal y algunas de ellas fluyen hacia el esófago, pueden irritar aún más la mucosa esofágica.

Consideraciones

El reflujo gastroesofágico es una enfermedad grave que con el tiempo puede producir cambios canceroso en el esófago. Intuitivamente, podría parecer que el uso de enzimas digestivas aceleraría el vaciado gástrico y reduciría la probabilidad de un reflujo, y así se reducirían los síntomas, pero no existen evidencias convincentes que sugieran que las enzimas digestivas son útiles para tratar esta enfermedad. Además, existe la posibilidad de que las enzimas digestivas empeoren la lesión esofágica si son regurgitadas. Si tienes reflujo gastroesofágico, habla con tu médico antes de usar las enzimas digestivas.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por paula santa cruz