Cómo envolver un pie lesionado

Las lesiones en los pies pueden producirse por un uso excesivo o indebido, como un desempeño pobre al hacer ejercicios y problemas congénitos, como los pies planos. Cuando se produce una lesión, el Colegio Americano de Medicina Deportiva recomienda protección y compresión -junto con reposo, hielo y elevación- para prevenir una lesión mayor y estimular la curación adecuada. Al envolver el pie con una venda elástica se le proporciona a éste tanto estabilización como compresión. Puedes conseguir vendajes elásticos en la mayoría de las grandes cadenas de farmacias, ya sea con pinzas de sujeción o con un recubrimiento autoadhesivo especial.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Vendaje elástico
  • Imperdible (opcional)

Instrucciones

  1. Siéntate en una silla y apoya el pie lesionado en otra silla o taburete. Si estás envolviendo tu propia lesión, pide a un amigo que te ayude a fin de evitar una mayor irritación de la lesión.

  2. Mantén el vendaje enrollado en un cilindro y suelta un extremo. Comienza a envolver el pie sosteniendo el extremo suelto del vendaje en el borde exterior del pie, justo debajo del dedo pequeño.

  3. Envuelve el vendaje una vez sobre la parte superior del pie y alrededor de éste, de modo que el extremo suelto quede asegurado.

  4. Continúa envolviendo el vendaje alrededor del pie hacia el tobillo, superponiendo la envoltura ¼ pulgada (0,63 cm) con cada rotación. La envoltura debe quedar ajustada, pero no demasiado apretada. Si los dedos de los pies cambian de color, desenvuelve el vendaje y empieza de nuevo.

  5. Envuelve el vendaje dos o tres veces alrededor del tobillo y continúa superponiéndolo. Envuelve el vendaje de nuevo hacia abajo por el pie en dirección a los dedos hasta que te quedes sin vendaje.

  6. Asegura el vendaje con el sujetador que debería venir incluido en la envoltura o aprieta suavemente el pie para fijar el adhesivo. Si no tienes un sujetador, o para reforzar la unión, asegura el extremo con un imperdible.

Consejos y advertencias

  • Quítate el vendaje cuando te bañes y lávalo periódicamente para mantenerlo limpio.
  • Si el dolor continúa después de siete días, consulta a tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por julia michelle | Traducido por nieves fragola