Cómo enviar a los niños a la universidad

Si has estado soñando con convertirte en un nido vacío o estás temiendo el día, enviar a tu hijo a la universidad puede ser una lección en preparación. Como padre, es tu trabajo asegurarte que tu hijo en camino a la universidad esté listo para vivir por su cuenta, pero eso no quiere decir que solo se trata de negocios. Al pasar más tiempo juntos y enseñar a tu hijo lo que necesita saber, lo puedes enviar a la universidad seguro de que va a florecer, o al menos funcionar, en el campus.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Habla de la parte financiera de la partida a la universidad. Tu hijo debe tener una idea clara de lo que vas, no vas o no puedes pagar. Ya sea que solicite una ayuda financiera, use préstamos estudiantiles, se encargue de un porcentaje de los costos en forma conjunta contigo o una combinación de los tres, asegúrate que tu hijo sepa de qué parte será responsable en lo que se refiere a los costos, ya que puede necesitar conseguir un trabajo mientras va a la universidad.

  2. Visita el campus de la universidad que él ha elegido para asistir. Es una buena idea visitarlo juntos para que puedas tener una idea general de dónde está todo, dónde se encuentran los dormitorios y el ambiente general del campus. Esto puede ayudarte a tranquilizar tu mente el día que lo dejes en la universidad y lo veas alejarse por el espejo retrovisor y, a él, conocer el campus, puede ayudarlo a reducir su estrés.

  3. Empaca las cosas que va a necesitar tu hijo cuando viva por su cuenta. No sobrecargues y revisa las necesidades que él quiere llevar, como ropa de cama, su computadora, ropa, libros de texto y bocadillos para el dormitorio. Él probablemente también necesitará un carrito para la ducha y otros artículos de tocador. Envía sus cosas en bolsas plegables o equipaje ya que no habrá mucho espacio para las maletas o cajas de almacenamiento en su dormitorio.

  4. Pasa algún tiempo de calidad con tu hijo antes de que él se vaya. Recuerda que cuando se va a la universidad, marca la última vez que él vive en tu casa como un menor de edad. Si vuelve, va a ser un adulto y tomará sus propias decisiones. Haz las últimas semanas antes de la partida a la universidad memorables, pasando tiempo juntos y solidificando su relación para que pueda mantenerlo fuerte, incluso cuando esté lejos. Daphne Oz de Oprah.com incluso sugiere compartir historias sobre tus propias experiencias en la universidad para que entienda que los errores y torpezas son parte del curso, lo cual puede ayudar a acabar con algunos de sus nervios.

  5. Está disponible pero no ahogues a tu hijo cuando lo dejes en la universidad. Asegúrate de que tiene tu número de teléfono, dirección de correo electrónico y otros métodos para ponerse en contacto contigo en cualquier momento. Podría estar embarcándose en su primera aventura adulta pero sigue siendo tu hijo y puede necesitar alguna orientación, incluso si es en la mitad de la noche o mientras estudia para los exámenes parciales.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por sofía bottinelli