Entumecimiento en los pies y las pantorrillas al correr

Si eres nuevo corriendo, has aumentado tu kilometraje o la intensidad al correr, modificado las superficies o entrenado con calzado que ha perdido su amortiguación, las molestias en las piernas son casi inevitables. Pero el dolor y las lesiones no son las únicas cosas que pueden detener tu carrera. El adormecimiento en la pierna es común en los corredores y puede indicar un problema con el calzado o un trastorno neurológico o vascular subyacente.

Claudicación intermitente

La claudicación intermitente es una manifestación de la enfermedad arterial periférica, comúnmente abreviada EAP. El término se refiere al dolor y entumecimiento en las actividades como caminar o correr, por lo general en la pantorrilla. Es más a menudo un resultado de arterias que están reducidas o bloqueadas como consecuencia de la aterosclerosis, o depósitos de grasa dentro de las arterias. La mayoría de las personas no tienen síntomas cuando está en reposo, y cuando dejan de caminar o correr, el entumecimiento desaparece rápidamente. Si tienes EAP, tu médico te puede recetar una serie de medicamentos destinados tanto a aliviar los síntomas y a eliminar la causa subyacente.

Síndrome del túnel tarsiano

El síndrome del túnel tarsiano es anatómicamente análogo, aunque no tan bien conocido, como el síndrome del túnel carpiano de la muñeca. El entumecimiento en este caso se limita generalmente a la parte inferior del talón. Esta enfermedad es causada por algo, un quiste, un espolón óseo o alguna otra lesión, que incide sobre el nervio tibial posterior. Los problemas biomecánicos tales como la pronación también pueden predisponer a los corredores para el síndrome del túnel del tarso. El tratamiento incluye una combinación de plantillas ortopédicas, dejar de correr por un tiempo, inyecciones de corticoesteroides y, si está indicado, cirugía para extirpar la estructura ofensiva.

Neuroma de Morton

Un neuroma es un agrandamiento patológico de la capa de tejido que rodea una neurona. Esto sucede a menudo en el nervio que inerva el tercer y cuarto dedo del pie y se corre a lo largo de surco entre ellos; la masa resultante se llama neuroma de Morton. Los sobrepronadores o personas con dedos aberrantes, por ejemplo, "dedos en martillo", corren mayor riesgo de desarrollar neuroma de Morton, que causa dolor y entumecimiento en los dedos tercero y cuarto y, en la mayoría de los casos, en la parte anterior del pie. La energía ultrasónica con frecuencia alivia el problema, y las almohadillas de amortiguación metatarsianas o aparatos ortopédicos pueden ayudar a prevenir una recurrencia.

Calzado o cordones ajustados

Atar los cordones de tu calzado para correr con demasiada fuerza o usar calzado demasiado pequeño o que no se adapta a la forma única de tus pies, ambas situaciones muy comunes, puede dar lugar a entumecimiento, rozaduras y dolor. Más a menudo, el entumecimiento de este tipo establece y empeora en toda una carrera, y más a menudo afecta a la parte superior del pie. Los cordones tensos o en un patrón desfavorable comprimen la rama del nervio peroneo que suministra a esta área. Para resolver este problema, puedes aumentar medio número de calzado, probar con un diseño de cordón diferente o, si usas aparatos ortopédicos, quitar o cambiar la posición de los mismos.

Más galerías de fotos



Escrito por l. t. davidson | Traducido por maría florencia lavorato