Entumecimiento en las extremidades después de practicar yoga

En ocasiones, el ejercicio y el yoga pueden reducir con eficacia la incidencia del entumecimiento en todo el cuerpo. Sin embargo, en algunos casos, si sufres de pinzamientos en los nervios, determinadas posturas de yoga pueden empeorar la condición y aumentar los síntomas de entumecimiento. Si experimentas adormecimiento en los dedos de los pies, las manos o cualquier otra parte del cuerpo, de inmediato abandona la práctica de yoga y consulta con tu instructor y tu médico. Una vez que determinas la causa del entumecimiento, puedes realizar una versión modificada de la rutina de yoga o, si solucionas la causa subyacente, puedes continuar con la práctica normal de yoga.

Posturas desafiantes

En algunas personas, permanecer en la misma posición, ya sea sentado o de pie, genera hormigueo o entumecimiento. Si la práctica de yoga requiere que permanezcas en posición "ásana", una posición de yoga, por un período prolongado, es posible que tu cuerpo simplemente no esté acostumbrado a la nueva posición. Al igual que las piernas pueden "dormirse" después de estar sentado con las piernas cruzadas durante un largo período, la postura puede causar una sensación de punzadas en principiantes. Si comienzas a perder la sensibilidad y sientes una sensación de picazón, con cuidado cambia de posición y descansa. Alerta a tu instructor sobre esta condición y en caso de que reanudes la pose, deja de hacerlo ante la primera señal de malestar: no esperes hasta sentir dolor. Wendy Jardine, fisioterapeuta y profesora en The Dalhousie University School of Physiotherapy, indica que la sensación de punzadas es una señal de alerta. Si bien es común entre los principiantes, debes prestarle atención.

Posibles causas subyacentes

Si tiendes a experimentar entumecimiento fuera de las clases de yoga, y después de una clase, es posible que una enfermedad o un trastorno subyacente cause esa sensación. La enfermedad de Raynaud es un trastorno de los vasos sanguíneos y el sistema circulatorio que afecta aproximadamente a entre el 3 y 5 por ciento de la población, principalmente a las mujeres. El síntoma principal de la enfermedad es un resfrío, seguido de una sensación de hormigueo en los dedos y en los pies con variaciones en el color de la piel, de blanco a azul, y luego a rojo. El entumecimiento de las extremidades también es común después de tratamientos contra el cáncer, como quimioterapia o radiación. La diabetes también puede provocar problemas en los nervios, como entumecimiento, hormigueo o dolor, sobre todo en las manos y los pies. También puede ocurrir por una condición tan simple como una deficiencia de electrolitos.

Soluciones simples

Si un enfoque gradual hacia la práctica de ásanas más complicadas no reduce los síntomas, observa si notas alguna mejora si usas calcetines, si masajeas tus pies o si tomas clases de yoga en un ambiente más cálido. Es posible que experimentes entumecimiento en tus extremidades debido a la intolerancia al frío. Mantén una temperatura agradable en tus extremidades para aliviar los daños en los nervios, o la neuropatía periférica. Si el hormigueo o el adormecimiento se produce por un desequilibrio electrolítico, asegúrate de que hidratarte con regularidad, pero no en exceso. En lugar de consumir una gran cantidad de agua directamente antes o después de la clase de yoga, adquiere el hábito de beber mucha agua y jugos durante todo el día. Si el problema persiste, consume bebidas deportivas que equilibren los electrolitos antes y después del ejercicio en lugar de consumir agua.

Enfermedades o trastornos subyacentes

El estrés se considera uno de los factores que desencadenan los brotes de la enfermedad de Raynaud. Si practicar yoga no reduce los niveles de estrés, prueba con otras opciones, como meditación, asesoramiento psicológico o cambios en tu estilo de vida, y revisa si el entumecimiento persiste. En el caso de que esta condición se produzca por los tratamientos contra el cáncer, prueba con masajes y terapia física. Si sufres de diabetes, revisa tus niveles de glucosa: deben ser lo más normales posibles.

Más galerías de fotos



Escrito por danielle hill | Traducido por vanesa sedeño