Cómo entrenar a tus adolescentes a hacer las tareas de la casa

Cuando tu hijo era pequeño, probablemente tenía impaciencia y alegría por ayudarte a hacer cualquier tarea, incluido clasificar la ropa, limpiar el desorden o descargar el lavavajilla. Sin embargo, ahora que tu hijo es un adolescente tiene infinitas excusas para evitar hacer las tareas del hogar. Tu adolescente es un miembro de tu casa y, por lo tanto, es justo que haga algunas de las tareas para aliviar tu carga de trabajo. Con un poco de entrenamiento puedes alentar a tu adolescente a abordar nuevamente sus tareas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Haz una lista de todas las tareas del hogar que tu familia necesita que se hagan. Incluye las tareas diarias, como alimentar a la mascota de la familia o hacer las camas y las tareas semanales como aspirar o lavar la ropa.

  2. Explícale a tu hijo adolescente que hacer las tareas del hogar no es una opción, es una responsabilidad obligatoria. Explica que cada miembro de la familia tiene que participar en el mantenimiento de tu casa.

  3. Siéntate con tu familia y pídeles que elijan qué actividades prefieren hacer, sin incluir las tareas personales como limpiar el propio desorden. Haz que cada miembro de la familia tome turnos para elegir una tarea.

  4. Dile a tus hijos adolescentes que esperas que la tarea quede completada, cada día o cada semana. Anota esta lista de tareas para que tus adolescentes sepan qué esperas de ellos.

  5. Coloca la lista de tareas en un lugar visible como en la puerta del refrigerador para que tus hijos adolescentes la puedan ver fácilmente.

  6. Enséñale a tus hijos adolescentes a hacer las tareas si no saben cómo hacerlas. Por ejemplo, quizás evita cocinar o lavar los platos porque nunca ha aprendido a hacerlo correctamente.

  7. Crea consecuencias para tus hijos adolescentes si no hacen sus tareas del hogar y anuncia los premios que van a recibir si las hacen. Las consecuencias pueden incluir prohibir que salgan con amigos o quitarles un aparato electrónico. Los premios pueden incluir una pequeña mesada o un permiso para pedir prestado tu vehículo para la noche. Trata de ser coherente cuando apliques una consecuencia o premio, porque si no, tu hijo adolescente pensará que esas reglas no siempre se van a aplicar.

  8. Explica que esperas que tus hijos adolescentes hagan sus tareas asignadas sin ninguna queja, argumento o discusión. Diles que aplicarás las consecuencias si no hacen ninguna de estas cosas.

  9. Garantízale a tus hijos adolescentes que estás agradecido y aprecias las tareas del hogar que ellos hacen. Agradéceles ocasionalmente, especialmente cuando hagan las tareas sin que se los hayas pedido.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por aldana avale