Cómo entrenar para correr a los 50 años de edad

No fue hace mucho tiempo que la única razón por la que una persona de más de 30 años corrió para alcanzar el autobús; si tuviera 50 años o más, bueno, sólo esperaría al siguiente. El ejercicio para los llamados mayores se daba en la forma de boliche o golf. Sin embargo, hoy en día se recomienda a los mayores de 50 años correr, intencionalmente, para ponerse y mantenerse en forma. Los nuevos enfoques y los programas dirigidos a facilitar esto han nivelado el panorama de esta actividad, haciendo fácil para las personas de 50 años empezar a correr como si fuera un veinteañero.

Antes de empezar

Es un consejo habitual antes de empezar cualquier programa de ejercicio, pero especialmente es pertinente si tienes 50 años o más: Consulta un médico antes empezar la actividad. Cuando se llega a los 50 años es posible haber adquirido algunos riesgos de salud, de corazón, pulmón, o problemas con las articulaciones, por ejemplo, o incluso una enfermedad más grave. Si ese es el caso, tu médico debe darte recomendaciones específicas con relación a la actividad que deseas realizar. Incluso si eres relativamente sano, tu médico puede sugerirte actividades tranquilas como un programa de entrenamiento walk-to-run.

Programas walk-to-run

El enfoque del walk-to-run para empezar a correr se inició en 1970 por Jeff Galloway como una forma para entrenar sin lesiones para uno o medio maratón. El concepto de simple: haces que tu cuerpo se acostumbre lentamente a la idea de correr intercalando períodos de caminar y de trotar. Empieza caminando más de lo que corres, y gradualmente cambia la ecuación hasta que corras más de lo que caminas, y finalmente sólo acelera. Desde mediados del año 2000, el concepto sea adoptado para programas de carrera más cortos, en forma de los llamados entrenamientos para programas 5K.

Nacido para correr

Christopher McDougall estaba cansado de escuchar que los doctores le dijeran que la única forma de evitar las lesiones al correr era dejar de realizar la actividad. Se embarcó en una búsqueda para encontrar una respuesta diferente, exploración que terminó con el libro "Nacido para correr", que fue todo un éxito después de su publicación en 2009. Uno de sus descubrimientos más importantes fue que el estilo heel-strike al correr, defendido durante el auge de las carreras en los setentas, causaba todo tipo de problemas. En su lugar, descubrió que debemos correr como lo hacíamos en pasadas épocas, como cuando se cazaba al ñu en el Serengeti: aterrizando sobre la parte delantera de nuestro pie, permitiendo que la multitud de huesos absorban el golpe. El consejo ha sido especialmente útil para los corredores mayores con articulaciones sensibles.

Estilos alternativos para correr

Otros cambios a la manera en que corremos han sido defendidos por varios programas en la década pasada. El Chi Running, por ejemplo, promete carreras sin lesiones dando pasos más cortos, permitiendo que la gravedad contribuya al ir cuesta abajo, involucrando el corazón mientras corres, inclinándote un poco hacia adelante, relajando tus miembros y aterrizando con la parte media del pie. Este estilo intenta minimizar la tensión del cuerpo que a menudo está asociado al correr, y son especialmente atractivos para los corredores de mayor edad, cuyos cuerpos son más susceptibles a los rigores de las carreras.

Más galerías de fotos



Escrito por joe miller | Traducido por mayra nava