Entrenar y comer antes de dormir

Sólo el 16 por ciento de los estadounidenses mayores de 15 años participan en el ejercicio regular y las actividades deportivas, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales. Después de la adición a esta estadística que menos del 32 por ciento de los adultos en los EE.UU. se encuentran en un peso corporal saludable, la necesidad de adoptar hábitos alimenticios y ejercicio saludables se vuelve más claro. Para muchos, las largas jornadas de trabajo hacen que los entrenamientos y las cenas queden programadas antes de dormir.

Significado

Cuando se trata de hacer suficiente ejercicio y comer bien, la frecuencia de tus entrenamientos y comidas es menos importante que poner el tiempo y la elección de alimentos saludables. Si puedes hacer tiempo para pasar 30 minutos en la bicicleta antes de dormir, por ejemplo, obtienes los mismos beneficios de quemar calorías y condición física del entrenamiento como tu vecino que anda en los senderos a las 6 am. El mismo principio se aplica a tus comidas; es típicamente mejor comer una comida saludable y balanceada en calorías una hora antes de la hora de dormir que agarrar algo procesado, rápido y alto en calorías a las 5 pm.

Problemas del ejercicio

Si el ejercicio al final del día o comer antes de dormir, interfiere con tu sueño, tal vez quieras reconsiderar tu horario. No dormir lo suficiente puede interferir con la pérdida de peso, incluso si estás haciendo ejercicio regularmente y observando tu consumo de calorías, según la National Sleep Foundation. El ejercicio acelera el metabolismo y puede aumentar tu estado de alerta, que puede no ser ideal justo antes de acostarte a dormir. Si tus entrenamientos en la noche te mantienen despierto, trata de programarlos al menos tres horas antes de empezar la noche.

Problemas Alimenticios

Irte a la cama cuando estás lleno o con hambre también puede conducir a la falta de sueño. Por esta razón, puede ser beneficioso planear una cena temprano y un aperitivo ligero un par de horas antes de dormir. Una tendencia de los comedores nocturnos es consumir más alimentos ricos en calorías y más calorías en general, ya sea debido a las distracciones de la televisión o a la falta de planificación. Aunque comer por la noche no está necesariamente conectado a los patrones de comidas poco saludables o comer en exceso, es importante planificar las comidas equilibradas y refrigerios saludables antes de tiempo.

Consideraciones

Planificar tu entrenamiento y comer en horario es generalmente una cuestión de preferencia personal y conveniencia. Sin embargo, si tu horario es flexible, puede ser útil para que puedas experimentar un poco con tu rutina. Puedes encontrar, por ejemplo, que a primera hora de trabajo aumenta tu energía a lo largo de la mañana o que el consumo de una comida a las 5 pm y un refrigerio dos horas antes de dormir te tiene sin hambre durante la noche y te ayuda a dormir bien.

Más galerías de fotos



Escrito por pam murphy | Traducido por roberto garcia de quevedo