Entrenamientos de natación

La natación es un deporte regido por la técnica. Los atletas competitivos y los nadadores casuales trabajan para mejorar sus brazadas a lo largo de su vida. Los ejercicios basados en la natación que se concentran en áreas específicas del cuero son el estilo libre, el crol, brazada de espalda y mariposa. Puedes combinar estos ejercicios con carreras de distancia y velocidad para mantener tu cuerpo y mente concentrados en el entrenamiento y la calidad del resultado final.

Ejercicios de estilo libre

Nadar de lado durante el estilo libre, en lugar de "plano" sobre el agua, minimiza la resistencia que pone tu cuerpo al agua. Practica este ejercicio para perfeccionar tu técnica. Utiliza un esnórquel de modo que puedas concentrarte en la brazada. Nada en estilo libre concentrándote en girar tu cuerpo de modo que estés de lado cuando llevas el brazo por sobre tu cuerpo, y alínea el brazo de modo que el dedo menor entre primero al agua. Mantén abierta la posición del cuerpo, y el antebrazo alto durante la etapa de recuperación. El ejercicio de "ponerse al día" mejora la forma en la que te deslizas en el agua. Realiza la brazada y sostén la posición hasta que tu brazo de recuperación "se ponga al día" con tu brazo de brazada, tocando los dedos, antes de realizar el siguiente movimiento.

Ejercicios de pecho

Los nadadores de pecho enfrentan al agua de costado, de modo que la coordinación entre la fuerza de tus piernas es particularmente importante. El movimiento que realizas como si tuvieras remos desarrolla tu empuje dentro del agua. Utiliza una boya de empuje, que es un pequeño dispositivo de flotación que colocas entre tus muslos para mantener tus piernas sobre el agua. Empuja contra la pared de la piscina, boca abajo, y avanza realizando pequeños movimientos de círculos con tus antebrazos. Desarrollarás un cuerpo más hidrodinámico y también debes practicar el ejercicio de "tres patadas por brazada". Realiza una secuencia de patadas y brazada de pecho de forma normal, luego presiona tus brazos contra tu cabeza y estíralos como si los alejaras de tu cuerpo. Mantén una posición hidrodinámica en la parte superior de tu cuerpo, mientras que con tus piernas realizas otras dos patadas. Repite cuatro veces y continúa con las brazadas normales.

Ejercicios de espalda

En el estilo de espalda, debes mantener quieta tu cabeza, alineándola con tu cuerpo. El ejercicio de forma de "L" requiere dos brazadas completas y luego debes dejar quieto tu brazo de recuperación, en una posición perpendicular a tu cuerpo. Sostén el brazo mientras continúas impulsándote con tus pies, manteniendo tu cabeza quieta y tus caderas rotadas. El ejercicio "sin rodillas" es un ejercicio básico y útil que mejora la posición de tus piernas. Sostén una tabla de pataleo sobre tus rodillas para asegurar que no pasen la superficie del agua cuando realices las patadas para impulsarte en el estilo de espalda.

Ejercicio mariposa

La brazada mariposa es un movimiento fluido cuando uno lleva bien su ritmo. Una secuencia progresiva de "no empuje", "empuje bajo el agua" y "patadas junto con brazadas" te ayudarán a prepararte para toda la brazada. Primero debes realizar una movimiento de mariposa con tu cuerpo, manteniendo tus brazos a tu lado. Una buena segunda patada empuja a tu cabeza por fuera del agua. Añade empuje por debajo del agua para seguir avanzando. Finalmente, realiza una buena patada con una brazada mariposa para mantener tu cabeza por sobre el agua. Este ejercicio te ayudará a practicar la brazada mariposa de forma completa, aprendiendo su ritmo y la potencia necesaria.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por andrés marino ruiz