Entrenamiento subiendo escaleras en la oficina

Subir escaleras es una de las actividades más simples que puedes hacer para mantenerte en forma. El componente vertical y los beneficios de cardio hacen de subir escaleras un entrenamiento aeróbico efectivo. El ejercicio cardiovascular mejora la circulación sanguínea y quema calorías. En muchas oficinas, siempre hay escaleras disponibles y el entrenamiento es completamente libre de costo. Lo mejor de todo es que las personas de cualquier nivel de condición física pueden participar en una sesión de ejercicios subiendo escaleras.

Preparación

Prepárate para subir escaleras como lo harías con cualquier otro entrenamiento. Usa zapatos cómodos y ropa destinada a correr y estirar primero. Camina lentamente alrededor de la manzana antes de comenzar tu entrenamiento. Establece un ritmo y comienza lentamente, aumentando el ritmo a medida que aumentas tu nivel de entrenamiento.

El ejercicio

Inicia una sesión de ejercicios de subir escaleras, caminando lentamente y poco a poco aumentando la intensidad a medida que mejoras tu condición física. Comienza con tres a cuatro tramos de escaleras y acondiciónate para un entrenamiento de 30 minutos, donde subes escaleras de a 30 minutos a la vez. Sube las escaleras, toma uno o dos pasos a la vez. Si estás en un nivel superior de ejercicio, corre por las escaleras. Para añadir un poco de dificultad a tu entrenamiento, realiza estocadas cruzadas. Realiza esto lentamente, colocando el pie derecho dos pasos por encima de la base del salto y el borde izquierdo del escalón. Lleva el pie izquierdo hasta el escalón al lado de tu pie derecho. Levántate con la ayuda de la barandilla. Alterna los pies al subir las escaleras.

Precauciones

Al realizar cualquier tipo de entrenamiento en escalera, sigue algunas técnicas para hacer tu entrenamiento aún más exitoso. Inclínate hacia adelante cuando estés subiendo las escaleras para evitar tensión en tu espalda baja. Siempre coloca todo el pie en el escalón para la distribución pareja del peso. Al subir, no bloquees las rodillas o podrías lesionarte. Cuando termines tu sesión de ejercicios, estira los isquiotibiales, cuádriceps y pantorrillas. Para estirar estos músculos, acuéstate boca abajo, con la frente apoyada en el suelo. Dobla la pierna izquierda desde la rodilla y agarra los dedos del pie con la mano izquierda. Repite este proceso con la otra pierna. Mantén cada estiramiento durante 10 segundos.

Consideraciones

Aunque el entrenamiento de las escaleras es una buena manera de mantenerte en forma, no es para todos. Si sientes dolor a causa de problemas en las articulaciones o artritis de rodilla, no uses este entrenamiento. Tomar las escaleras tampoco es recomendable para los que tienen vértigo o dificultad balanceándose. Evita los ejercicios de escalera si eres débil o te recuperas de una enfermedad a largo plazo. Evita accidentes evitando escaleras oscuras y aisladas.

Más galerías de fotos



Escrito por shelly georges | Traducido por lucia ayala