Entrenamiento de puño de hierro

El entrenamiento para muchos de los golpes de puño del kung fu, o puño de hierro, involucra golpear progresivamente superficies más duras y pesadas. Comienza por algo simple, como una bolsa de habas secas, y golpea tus manos repetidamente sobre la bolsa hasta que la condición de tu puño mejore. Esto incrementa la durabilidad de las superficies de golpear de tus manos, y fortalece tus muñecas. Los baldes de arena para los golpes de mano abierta desarrollan la resistencia de tus dedos. Consulta con un médico antes de comenzar cualquier arte marcial o programa de ejercicios.

Puño de hierro

Comienza a entrenar tu puño de hierro con vegetales. Una pequeña bolsa de lona llena de habas secas forma una superficie sólida, pero aún así algo clemente. Une esta bolsa a una superficie firme que no se mueva, como un muro o una pared.. Asegúrate que la bolsa sea robusta y que esté atada con hilo fuerte y costuras reforzadas. De otra manera, pasarás más tiempo recogiendo las habas que el tiempo que pasas golpeándolas. Fija la bolsa, que debe tener aproximadamente 12 pulgadas cuadradas, y aplánala sobre una pared, aproximadamente al nivel del centro de tu pecho.

Golpes

Cierra el puño adecuadamente para evitar dañarte la mano o la muñeca. Enrolla tus dedos en forma de puño y asegúrate de que el pulgar esté por fuera, cubriendo el primer o los dos primeros dedos. Mantén la parte posterior de tu mano en línea con tu antebrazo y cierra el puño apretadamente. Al golpear la bolsa, primero tócala suavemente hasta que te acostumbres a golpearla, luego añade fuerza desde el torso, y por último, de las piernas. Golpea con los dos primeros nudillos del puño. Comienza golpeando la bolsa día por medio, y luego incrementa gradualmente tus sesiones de golpes, hasta hacerlas diarias. Cuando puedas golpear consistentemente la bolsa de habas diariamente sin sentir dolor, reemplaza el relleno por cuentas esféricas de aproximadamente el mismo tamaño. Luego cambia por grava.

Técnicas de puño cerrado

El kung fu presenta una variedad de golpes de manos, incluyendo golpes con el dorso de la mano y descendentes tipo martillo. Para golpear con el dorso, gira de forma tal que tu espalda mire a la pared y tú te encuentres a un lado de la bolsa. Golpea la bolsa con los primeros dos nudillos de tu puño, de forma similar a la que darías un revés con el dorso de la mano abierta. Gira tu mano por encima y golpea con la parte inferior, o la parte blanda de tu puño cerrado, para dar la técnica de martillo. Entrena tu puño de martillo de la misma manera.

Mano abierta

Entrenar para las técnicas de golpes de mano abierta es parte del entrenamiento de puño de hierro. Un golpe tipo filo de cuchillo se da con el borde externo de la mano, de forma similar a la parte posterior del puño. Abre tu mano, endurece tus dedos y golpea la bolsa de forma sólida con el borde de la mano. Las técnicas de lanza con los dedos, aplicadas con los dedos extendidos y unidos entre sí, apuntan a golpear las áreas blandas de tu oponente. Comienza entrenando golpeando la punta de los dedos en un balde de habas secas de la misma forma en que entrenaste el puño cerrado. Cambia por canicas, grava, y finalmente, un balde de arena suelta. Entrenar la técnica de dedos en lanza es un proceso largo y a veces doloroso.

Más galerías de fotos



Escrito por grey evans | Traducido por mike tazenda