Entrenamiento de primeros auxilios para niños

Conocer los primeros auxilios prepara a cualquier persona para dar una respuesta rápida y educada en las situaciones, ya sean de emergencia o de otro tipo. Incluso los niños pueden beneficiarse de la formación en primeros auxilios para poder responder de manera apropiada bajo variedad de circunstancias. Proporcionar información básica de primeros auxilios a tu hijo puede infundir confianza debido a la preparación.

Primera ayuda básica

Al explicar los principios de los primeros auxilios a tu hijo, ofreces una visión general de lo que implica y el propósito del mismo. En general, los primeros auxilios consiste en ayudar a alguien con una lesión o que se siente enfermo, según British Red Cross. Los primeros auxilios pueden necesitarse para cortes, raspaduras, golpes, quemaduras, picaduras, roturas, esguinces, mareos y pérdida de consciencia. Al conocer los conceptos básicos de lo que debe hacer en situaciones específicas, lo preparas para responder en esos casos. Hablarle acerca de los primeros auxilios que puede realizar, como la limpieza de un corte o de un arañazo, vendar una herida simple y aplicar hielo a un golpe o una quemadura.

Hablar acerca de CPR

Habla acerca del sistema cardiovascular y respiratorio a tu hijo para que entienda los conceptos básicos de la respiración y del bombeo del corazón para mantener el oxígeno y la sangre en el cuerpo. Díle que cada vez que alguien deja de respirar debido a la asfixia u otro evento o el corazón deja de latir, es necesaria una acción rápida para salvarle la vida. La reanimación cardiopulmonar implica revisar la vía aérea para ver si está bloqueada y retirar el bloqueo con la maniobra de Heimlich si es necesario. CPR también implica ayudar a una persona a respirar y presionar en el pecho de una persona para conseguir que el corazón comience a latir de nuevo, de acuerdo con CPR Class, un recurso que conecta a las personas con cursos de RCP para Red Cross y otras organizaciones. Considera la posibilidad de inscribir a tu hijo en una clase de CPR para enseñarle esta técnica para salvar vidas.

Discernir una emergencia

Es importante que tu hijo entienda la diferencia entre una emergencia y una que no lo es para ayudar a determinar cómo responder ante diversas situaciones. Habla de los eventos que podrían suceder, desde un golpearse un dedo hasta un miembro de la familia inconsciente, aconseja KidsHealth. Dale ejemplos de no emergencias, como una herida en la rodilla, el codo raspado y un esguince de tobillo. Háblale también acerca de las emergencias reales, como la asfixia o la pérdida de la conciencia, de modo que el niño entienda la diferencia.

Respuesta ante una emergencia

Parte de la formación en primeros auxilios consiste en saber cómo pedir ayuda cuando es necesario. Después de enseñar a tu hijo a cómo reconocer una emergencia, enséñale cómo conseguir ayuda de emergencia marcando 911 desde cualquier teléfono o celular. Sin embargo, haz hincapié en la importancia de utilizar el 9-1-1 solo para emergencias. Explícale que después de que él llama al 911, un operador responderá la llamada y él tendrá que explicar lo que ha pasado para obtener ayuda. Destaca la importancia de hablar con claridad sobre las preguntas y respuestas al teléfono, informa el sitio web 911forKids.

Juego de roles para la preparación

Una vez que le has dado a tu hijo las bases de los primeros auxilios, participa en juegos de rol para ayudar a consolidar el entendimiento, sugiere la doctora Natasha Balbas, escribiendo para el sitio web de SMART Parenting. Presenta diversas situaciones que podrían ocurrir y pregúntale qué haría como respuesta. Podrías decir: "¿qué debes hacer si alguien se cae de su bicicleta y se raspa su rodilla?" y "¿qué harías si alguien se cae de su bicicleta y no se puedes hacer que se despierte?". Asegúrate de que entienda la diferencia entre cada circunstancia y sepa lo que debe hacer.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por mary gomez