Cómo hacer un entrenamiento de peso después de una cirugía de fusión de disco cervical

La fusión de disco cervical es un procedimiento quirúrgico mayor realizado para aliviar el dolor crónico causado por la presión sobre los nervios de los discos de la columna vertebral superior. Cuando los discos se degeneran o comienzan a abultarse y ejercen presión sobre un nervio, hasta los movimientos más leves pueden causar dolor extremo. La fusión cervical implica cierre o fusión de dos o más vértebras en el cuello para que haya menos movimiento. Consulta a tu médico antes de reanudar los ejercicios de levantamiento de pesas después de la cirugía.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Pesas de mano
  • mancuernas
  • Máquinas de levantamiento de peso

Instrucciones

    Antes de comenzar

  1. Habla con tu cirujano de columna sobre las diversas etapas de la curación, tanto muscular como las relacionadas con los huesos, así como el calendario para la reanudación de todo tipo de actividades, desde senderismo y natación hasta el entrenamiento con pesas y otros deportes. Los médicos no suelen recomendar los ejercicios y actividades que implican una gran cantidad de flexión y torsión hasta varios meses después de la cirugía.

  2. Investiga si tu recuperación postquirúrgica y rehabilitación están cubiertas por tu seguro. Con la cobertura, puedes hacer el entrenamiento con pesas y otros ejercicios bajo la supervisión de un entrenador o fisioterapeuta que pueda asegurarse de que estés realizando la forma apropiada y usando pesos manejables.

  3. Determina cómo se siente tu cuello mientras realizas actividades cotidianas, como caminar, ir de compras, la jardinería y la limpieza del hogar. Si eres capaz de manejar estas funciones sin dolor, podrías estar listo para un entrenamiento liviano.

    Comienza lento y tranquilo

  1. Levanta pesas u objetos que sean de 10 libras o menos en las primeras seis semanas o más después de la cirugía, dependiendo de la recomendación de tu médico.

  2. Sigue con ejercicios que no impliquen tener un peso por encima de tu cabeza. Estos incluyen rizos de bíceps, vuelo de hombro, pectorales, filas con mancuernas y ejercicios de la parte inferior del cuerpo, tales como las prensas de la pierna y los levantamientos de pantorrilla.

  3. Opta por máquinas, en lugar de pesas, tanto como sea posible para minimizar el riesgo de lesiones asociadas con el abandono del peso o la forma incorrecta.

  4. Trabaja los ejercicios de entrenamiento con pesas, como la prensa de banca, prensa militar y otros que impliquen el levantamiento de pesas por encima de tu cabeza, pero hazlos lentamente y con pesas livianas al principio.

  5. Evita los ejercicios que involucren movimientos demasiado fuertes o movimientos del cuello, como correr, gimnasia intensa, o incluso deportes como el fútbol y el baloncesto durante al menos dos meses o cuando tu médico te recomiende que puedes reanudar las actividades.

Consejos y advertencias

  • Presta atención a las señales que cuerpo te envía. Si al hacer un ejercicio en particular parece fácil y no sientes la tensión en el cuello y los hombros, considera la posibilidad de aumentar el peso o el número de repeticiones. Pero si experimentas dolor leve o malestar, deja el ejercicio por un tiempo y hazle saber esto a tu doctor.
  • Evita las sentadillas o abdominales que impliquen tener un peso o las manos detrás de la cabeza hasta que tu médico determine que estás completamente curado y puedes manejar presión adicional.

Más galerías de fotos



Escrito por james roland | Traducido por martín giovana