Entrenamiento con pesas y el dolor del día siguiente

Cualquier fisicoculturista dedicado te dirá que debes equilibrar tus días de entrenamiento levantando pesas con los días en que haces otras actividades. El dolor del día siguiente no es poco común, y tiene sus recompensas. Al tercer día después del entrenamiento arduo con pesas, el malestar debe comenzar a menguar. Esta es la señal de que puedes comenzar a levantar pesas con seguridad.

Causas del dolor

El dolor muscular es el resultado de daños microscópicos en tus tejidos musculares. Cuando fuerzas mucho tus músculos, básicamente rompes sus fibras. Esto ocurre generalmente cuando aumentas tu rutina y demandas más de tus músculos de lo que lo has hecho anteriormente.

Beneficios del dolor

Los músculos duelen durante el segundo día después de que has roto su tejido porque se están reconstruyendo. Cuando se reconstruyen, aumentan en tamaño y fuerza. Sin embargo, debes de proporcionarles el combustible para lograr esto, no con más ejercicio de inmediato, sino con una nutrición adecuada y un día de descanso para que puedan aprovechar las ventajas de la nutrición. Esto significa mantener tu ingesta de proteínas, puesto que la proteína es lo que construye los músculos. En general, la dieta debe consistir de 2 g de proteína por cada libra de peso (453 g) de tu cuerpo.

Cuándo reiniciar el entrenamiento

Vuelve al entrenamiento con pesas cuando disminuya el dolor. Cuando el dolor desaparezca, tus músculos ya habrán reparado las diminutas rasgaduras que infligiste con el aumento en el entrenamiento. Cuando reasumas tu entrenamiento, haz la misma cantidad de ejercicio que cuando lo interrumpiste para que obtengas mejores resultados. Tus músculos ahora ya están acostumbrados a tu rutina de entrenamiento más intensa, y no debes de volver a sentir dolor, sino hasta que aumentes de nuevo la intensidad.

Consejo

En el segundo día, cuando sientas dolor, no interrumpas el ejercicio completamente. Puedes omitir las pesas y hacer ejercicios aeróbicos o levantar pesas a un menor nivel de intensidad para permitir que tus músculos sanen. Vuelve al nivel en el que estabas antes de ejercitarte lo suficientemente para ocasionarte el dolor. El Dr. Gabe Mirkin informa que cuando disminuya el dolor, puedes volver a ejercitarte con la misma intensidad que lo causó.

Advertencia

Si no das a tus músculos un descanso cuando sientes dolor, continuarás rompiendo sus fibras sin darles la oportunidad de tomar ventaja de las proteínas que consumes en la dieta y de reconstruirse. Esto tendrá un efecto adverso a lo que quieres lograr. Tom Venuto de Iron Magazine informa que los músculos pueden en realidad volverse más débiles y perder masa si haces esto regularmente.

Más galerías de fotos



Escrito por beverly bird | Traducido por maria del rocio canales