Entrenamiento con pesas después de una conmoción cerebral

Una conmoción presenta una lesión cerebral seria, y dependiendo de su gravedad, pueden presentarse consecuencias de la salud a largo plazo o incluso muerte si no te cuidas adecuadamente después. Si quieres volver a tu régimen de entrenamiento con pesas después de una contusión, debes ejercitar con precaución.

Antes de levantar

Cuando sufres una conmoción, siempre consulta a un médico para someterte a pruebas neuropsicológicas. Incluso si no notas síntomas inmediatos o persistentes, un médico puede determinar el grado de la lesión y asegurar que no han ocurrido daños graves. Consulta a un médico incluso si no te involucras en actividades deportivas como levantamiento de pesas. Esto es especialmente crucial si experimentas dolor de cabeza, náusea, mareos o visión borrosa en cualquier momento siguiente a la lesión inicial.

Volviendo a entrenar

No reanudes ningún tipo de entrenamiento con peso mientras los síntomas de la concusión persistan, incluso si los síntomas han disminuido considerablemente. Si aún experimentas cualquier síntoma, tu cerebro todavía necesita tiempo para sanar, y una actividad extenuante puede inhibir el proceso de recuperación o resultar en lesiones mayores. Sobre todo, sigue el consejo de tu médico. Por ejemplo, si tu médico determina que deberías evitar el entrenamiento de peso por 30 días, y tus síntomas desaparecen después de sólo 10 días, debes esperar hasta que los 30 días hayan pasado.

Si los síntomas regresan

Incluso si crees que tu lesión ha sanado completamente, prepárate porque los síntomas pueden regresar con actividades extenuantes. Un estudio de caso del 2007 del "Journal of Neurospsychiatry and Clinical Neurosciences", vol. 19, documenta un caso en que un jugador de hockey regresó a la prácitica después de haber sanado en apariencia de su lesión. Tras regresar a la práctica, notó una recaída en los síntomas. Si levantar pesos provoca que tus síntomas regresen, deja de entrenar cuanto antes y date más tiempo para sanar. Si el problema persiste cada vez que vuelvas a entrenar, consulta a tu médico.

Comienza lento

Incluso si tu crees que tu lesión ha sanado, no des por hecho que puedes volver al mismo régimen de entrenamiento anterior a tu lesión. Comienza con pesos ligeros y gradualmente aumenta la resistencia con mayor peso. Empieza con sesiones cortas de entrenamiento, y aumenta el tiempo y cantidad de resistencia en pequeñas cantidades hasta que te sientas capaz de completar el entrenamiento sin que se presenten los síntomas.

Más galerías de fotos



Escrito por chris anzalone | Traducido por arcelia gutiérrez