Entrenamiento con pesas para aquellos con artritis reumatoide

La artritis reumatoide causa inflamación crónica de las articulaciones, por lo que no es de extrañar que algunos pacientes con esta afección deseen evitar el ejercicio. El entrenamiento de fuerza, sin embargo, puede ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad, reducir el dolor, la inflamación y ayudar a mantener un estilo de vida saludable y activo. También puede reducir el riesgo de desarrollar otras enfermedades, como la osteoporosis.

Disminución de los síntomas de artritis

De acuerdo con un estudio de 2011 publicado en el Journal of Aging Research, las personas con artritis reumatoide tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, pero la actividad física regular puede reducir este riesgo. El fortalecimiento de los músculos puede mejorar tu rango de movimiento y te puede ayudar a reducir el dolor asociado con la tensión muscular. El ejercicio también puede mejorar tu funcionamiento físico general, haciendo que las actividades diarias sean menos dolorosas.

Otros beneficios para la salud

Los pacientes con artritis tienden a ser menos activos que los demás, lo que los hace susceptibles al aumento de peso, la atrofia muscular y otras enfermedades causadas por el sedentarismo. La osteoporosis es particular preocupación porque puede conducir a la fractura de huesos y exacerbar los síntomas de la artritis. El entrenamiento de fuerza regular puede mejorar la fuerza muscular, la coordinación y mejorar la densidad mineral ósea, reduciendo el riesgo de desarrollar huesos débiles.

Minimizando los riesgos

Todos los ejercicios tienen riesgos, y la disminución del rango de movimiento que viene con la artritis puede hacer que el ejercicio sea aún más difícil. Apégate a las pesas ligeras y habla con tu médico antes de comenzar una nueva rutina de entrenamiento. Si estás trabajando con aparatos de pesas o una banca, pide un entrenador para que te ayude a dominar los movimientos antes de que los hagas solo. Calienta caminando, trotando, nadando o andando en bicicleta durante cinco a 10 minutos y deja de hacer tu rutina de inmediato si sientes dolor.

Ejercicios para intentar

Los ejercicios de peso corporal, como las estocadas (lunges), dominadas (pullups) y las lagartijas (pushups) no requieren una membresía de gimnasio o de cualquier entrenamiento especializado. También puedes personalizar estos entrenamientos agregando más repeticiones a medida que adquieres fuerza. Las máquinas para ejercicios, como la prensa de piernas inclinada y la silla del capitán, además de los ejercicios con pesas libres, como el curl de bíceps pueden ayudarte a ganar fuerza, pero comienza con pesas ligeras y progresa gradualmente.

Más galerías de fotos



Escrito por van thompson | Traducido por maria del rocio canales