Entrenamiento de pasos para reducir las caídas de la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un desorden motor resultado de la pérdida de células en una región particular del cerebro. Debido a que los principales síntomas de esta enfermedad incluyen templores, inestabilidad de la marcha y movimientos lentos, los terapeutas colocan un gran énfasis en las técnicas para mejorar la movilidad del paciente y reducir los riesgos de caídas. Los entrenamientos Gait y Step son formas de terapia de ejercicio que han demostrado reducir el riesgo de caídas y aumentar la mobilidad en pacientes con mal de Parkinson.

Identificación

El entrenamiento usa caminadoras para estimular esta acción en diferentes direcciones. La velocidad de la caminadora comúnmente es mayor a la del paso normal. En el entrenamiento de pasos, la caminadora repetinamente se prende y se apaga, lo que requiere que el paciente reaccione rápidamente. Esto pasa cuando el paciente se dirige al frente, hacia atrás o a cualquier lado. Es importante que cualquier persona bajo este entrenamiento se asegure en arnés durante los ejercicios para asegurar que no ocurra ninguna lesión.

Importancia

Un estudio del 2005 publicado en "NeuroRehabilitation" asignó a ciertos pacientes a recibir entrenamiento de pasos y los comparó con un grupo que no recibió este entrenamiento. El horario consistía en una hora de entrenamiento tres veces a la semana por ocho semanas. Al finalizar el período de estudio, los pacientes que recibieron el entrenamiento tuvieron una reducción sustancial en caídas y un aumento en la longitud del paso. Los pacientes que no lo recibieron no experimentaron cambios en estos aspectos.

La importancia de cuidados visuales

Las indicaciones visuales y auditivas, tales como líneas paralelas colocadas en una superficie de paso, se ha demostrado que producen mejoras significativas en los aspectos temporales de la marcha. Estas señales se pueden usar para mejorar la marcha y la formación de paso. Los enfoques prometedores incluyen alternar tonos altos y bajos durante el entrenamiento de la marcha para indicar levantar las piernas y bajarlas. Según el "Journal of the Neurological Sciences", estas señales ayudan a mejorar la velocidad de la marcha y la cadencia en mayor medida que el entrenamiento de paso por sí solo.

Otras terapias

La enfermedad de Parkinson es causada por una pérdida de células productoras de dopamina. Es por eso que la terapia actualmente incluye terapia oral de reemplazo de dopamina. En algunos casos los medicamentos como anticolinérgicos, pramipexol y amantadina también pueden ayudar a reducir los síntomas. Las opciones quirúrgicas y de estimulación eléctrica también se utilizan para ayudar a los pacientes que no responden a otras terapias. Habla con un neurólogo para discutir el mejor manejo de tu enfermedad.

Más galerías de fotos



Escrito por evelyn broderick | Traducido por arcelia gutiérrez