Entrenamiento que se necesita para ser gimnasta

La gimnasia demanda un gran flexibilidad, agilidad y fuerza. Usualmente se requieren de muchos años para dominar algunas habilidades. Para alcanzar el escalón superior en la gimnasia de hombres y mujeres, competencias regionales, colegiales, nacionales e internacionales, los atletas deben entrenar todo el año. Los gimnastas que comienzan a practicar el deporte a una temprana edad muchas veces desarrollan las habilidades atléticas necesarias por medio de la práctica. Los gimnastas que comienzan en edades más avanzadas deben acondicionar su cuerpo para participar en el deporte. En la gimnasia para hombres, la fuerza en la parte superior del cuerpo y de los músculos es especialmente crítico para los eventos de caballo con arcos y aros.

Formación temprana de la gimnasia

Los gimnastas, especialmente las niñas, tienden a comenzar a practicar a un temprana edad. Las clases para principiantes que toman los niños preescolares tienen ejercicios que consisten en saltar sobre trampolines y caer en tapetes. Las clases de nivel básico enseñan movimientos fundamentales como la rodada hacia adelante, rodada hacia atrás, vuelta de carro, parado de manos, el puente y doblarse hacia atrás. Esas enseñanzas les dan a los niños "consciencia espacial, saber dónde se encuentra su cuerpo, que es lo que hace en cada momento", dice el director del programa competitivo Jami Sharp de Black Diamond Gymnastics and Sports Center in South Jordan, Utah, en su video instructivo iSport.

Avanzando en el deporte

Después de que los gimnastas dominen los movimientos básicos y ganen flexibilidad, comienzan a entrenar en aparatos como la barra de equilibrio y las barras normales. Los jóvenes tienden a hacer esta transición más fácilmente. "Habilidades de gimnasia difíciles se aprende de una mejor manera a temprana edad", dice el entrenador John Howard en su sitio web, GymnasticsZone.com. "Los gimnastas jóvenes usualmente no temen aprender nuevas habilidades y se adaptan a regímenes duros de entrenamiento con mayor facilidad". Los gimnastas que van a niveles más altos de competencia se enfrentan con cargas de trabajo cada vez más rigurosas, quizás aumentadas por entrenamiento de resistencia.

Las demandas de la gimnasia competitiva

Los gimnastas competitivos pueden practicar o competir varias veces a la semana. Los gimnastas de élite hacen del deporte su vida. En una publicación para pediatras y padres de familia, la academia americana de pediatría advierte que "largas horas de entrenamiento, competencias de todo un año y frecuente, la presión por incrementar las habilidades, el compromiso financiero de los padres y el aislamiento social pueden llevar al exceso de entrenamiento, agotamiento y depresión a una temprana edad".

La gimnasia y la madurez física

En la manera que los gimnastas masculino maduran físicamente, pueden añadir la fuerza muscular necesaria para dominar las habilidades más demandantes como los aros y el caballo con arcos. Por parte de las mujeres, pueden ganar peso y limitar su capacidad para realizar acrobacias en el aire. Tienden a alcanzar su punto más alto de competitividad a una edad más temprana. Las gimnastas femeninas también enfrentan riesgos médicos, advierte la academia americana de pediatría: "Debido al énfasis en la delgadez, desórdenes alimenticios como la anorexia y bulimia que son muy comunes y a veces ignorados o no reconocidos. La triada de la mujer atleta, la combinación de desórdenes alimenticios, la disfunción menstrual y la osteoporosis, son más comunes en la gimnasia que en otros deportes".

La carga física de la gimnasia

El entrenamiento adecuado es necesario para evitar lesiones, porque la gimnasia puede tener una tremenda carga física en el cuerpo. Las lesiones en las muñecas, codos, hombros, espalda baja, rodilla, tobillos y pies son las más comunes entre los gimnastas competitivos. Los gimnastas deben avanzar a una tasa razonable, evitar el exceso de entrenamiento y entrenar bajo la supervisión de un supervisión.

Más galerías de fotos



Escrito por jeff gordon | Traducido por maximiliano mimendi