Mi entrenamiento más duro: el gimnasta Brandon Wynn

El ganador de una medalla dorada en los Juegos Panamericanos construye su físico de superhéroe a través de un circuito de entrenamiento desafiante.

Los ingredientes para un físico poderoso siempre estuvieron allí para Wynn.

Si el gimnasta Brandon Wynn se parece a una figura de acción, puede ser porque su rutina de anillos es casi sobrehumana. Los ingredientes para un físico poderoso siempre estuvieron allí para Wynn. Su mamá y su papá son ambos "muy fuertes", y su abuelo era un culturista. El jugador de 23 años de edad dice que es "un poco adicto al ejercicio" y, si buscas en YouTube, aparecerá un puñado de vídeos de Wynn trabajando en sus movimientos en el gimnasio de la Ohio State University, fortaleciendo su denso contorno de 5 pies y 6 pulgadas. Mientras la gimnasia masculina incluye seis eventos -el suelo, salto, caballo con arcos, barras paralelas, barra fija y anillas- el apodo de Wynn es "El Señor de los Anillos (Lord of the Rings)" por una buena razón. Su rutina combina cambios con seis extremadamente difíciles sostenes estáticos (movimientos de fuerza) que le obligan a suspender su cuerpo inmóvil en el aire durante unos tres segundos, manteniendo los anillos quietos. Todo esto debe suceder sin problemas antes de desmontar con una complicada vuelta -una rutina que le valió una medalla de oro en los Juegos Panamericanos de 2011. Este tipo de control sobre el cuerpo no se da fácilmente. Muchos de sus entrenamientos duran hasta seis horas. Después de un calentamiento, completa su circuito de plena competencia, es decir, los seis eventos, dos veces. Es mentalmente más desafiante que cualquier otra cosa, sobre todo durante la segunda vuelta.

"No se trata sólo de entrenar tu cuerpo", dice Wynn. "Estás entrenando las rutinas, también. Es mentalmente exigente. En el momento de llegar a la segunda rutina los movimientos se sienten muy diferentes."

Esa segunda vuelta es un conjunto de compensaciones, porque Wynn dice que al menos una parte de tu cuerpo se sentirá "devastado". Tal vez tus piernas se tambaleen o los hombros estén quemados. Cualquiera que sea el desafío, Wynn debe ajustar sobre la marcha y mantenerse en movimiento a través del circuito.

Después de su trayecto a través de la rutina de la competencia, Wynn pasa a un entrenamiento de un intervalo de dos horas que comprende tres o cuatro estaciones -por lo general subir la cuerda (una opción popular entre los gimnastas), velocidad con elástico (bungee sprints), levantamiento de piernas (leg lifts) -un movimiento en el que cuelga de una barra de la pared y lleva sus dedos por encima de su cabeza para tocar la pared detrás de él- y el caballo con arcos, donde hace 50 círculos seguidos.

Al final del entrenamiento, está "gastado". Pero Wynn dice que todo vale la pena cuando llega una competición y está girando a través de su rutina y aterriza en su desmontaje a la perfección. Es una sensación increíble, dice, que está persiguiendo constantemente.

"Yo lo llamo 'recordando la sensación de ganar'. Es tan motivador y aún así muy difícil de describir", dijo Wynn. "Cuando sientes eso, es como una combinación de alivio y alegría. No eres más que feliz de que el trabajo haya valido la pena".

QUEMADOR BONUS

Aunque Wynn es adicto al ejercicio, hay una rutina que simplemente odia: una rutina de piernas de cinco minutos agotadora. Son sólo cinco minutos, pero para él es el peor circuito de piernas que existe. "Todo lo que hacemos", dice, "nunca paramos, durante cinco minutos."

El ejercicio más difícil es el último del circuito: trineo de entrenamiento (sled pushes) con pesas en la parte superior de una caja. El objeto es pesado y torpe, y después de cuatro minutos de ejercicio sin parar Wynn necesita dar todo de si para empujar el trineo. "Decidí qué voy a hacerlo, no importa lo mal que me sienta", dice. "Pero no lo espero en lo más mínimo".

"Después de eso" Wynn dice, "realmente no te puedes mover por un tiempo".

Foto: Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por maghan mcdowell
Traducido por maría dolores meade