¿El entrenamiento de fuerza provoca retención de líquidos?

Es normal que tu peso fluctúe un par de libras de un día a otro y, si estás realizando entrenamiento de fuerza, los músculos recién adquiridos pueden reflejarse como un leve aumento cuando te peses. Aunque también es posible que notes un incremento de peso debido a la retención de líquidos. Hay dos motivos principales de retención vinculados al entrenamiento de fuerza: los desgarros musculares microscópicos y la deshidratación.

Desgarros musculares y retención de líquidos

Los desgarros microscópicos ocurren en tus fibras musculares cuando levantas pesas. Estos desgarros son parte del proceso de desarrollo muscular y suelen ser la causa del inicio retrasado de dolores musculares luego de sesiones intensas de entrenamiento. Cuando se producen los desgarros, es posible que los músculos se hinchen levemente y retengan fluido durante algunos días después del ejercicio. Esta es una parte normal del proceso de recuperación.

Ejercicio y deshidratación

Tienes que incrementar tu consumo de fluidos cuando comienzas con un programa de ejercicios. Debido a que transpiras durante los entrenamientos, resulta necesario reemplazar los fluidos perdidos con agua extra. De lo contrario, tu cuerpo entra en un estado de deshidratación. Cuando estás deshidratado, tu cuerpo empieza a retener agua como mecanismo de supervivencia. Por ende, el incremento de la toma de fluidos suele ayudar a combatir la retención de agua provocada por la deshidratación.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bell | Traducido por laura guilleron