Entrenamiento para el fortalecimiento de los músculos respiratorios

Tu cuerpo responde al ejercicio de diversas maneras para poder incrementar su eficiencia. Uno de los factores que puede volver menos eficiente al ejercicio que haces es tu salud respiratoria. El ejercicio puede mejorar tu salud, reforzando los músculos que contribuyen a la respiración. La estructura física de tus pulmones también cambiará para incrementar tu resistencia y tu producción de energía. Consulta con tu médico antes de comenzar cualquier nuevo régimen de ejercicio.

Beneficios

Incrementar la fuerza de tus músculos respiratorios te beneficia incrementando tu volumen respiratorio. Este volumen mide la cantidad de aire que puede inhalar y exhalar, así como la cantidad residual de quede dentro de tus pulmones, nos explica el libro “Principles of Anatomy and Physiology”. Incrementar tu volumen respiratorio le permite a tu cuerpo enviar el oxígeno a tus células mucho más rápidamente. La producción de energía necesaria para realizar tus actividades es mucho más eficiente cuando cuenta con la presencia del oxígeno.

Enfócate en la zona del corazón

El entrenamiento de fuerza para los músculos respiratorios es dependiente del ejercicio que haces para lograr tu “índice cardíaco meta”. Esta meta se cumple cuando tu corazón late a de un 50 a un 70% de su ritmo máximo, explica el University of Maryland Medical Center. Como ocurre con muchos músculos, el acto de incrementar tu frecuencia respiratoria ejercita estos músculos. Puedes calcular tu índice cardíaco meta, sustrayendo tu edad de 220, luego, multiplicando esa cifra por 0.5 y por 0.75. Este es el rango de tu ritmo cardíaco que quieres alcanzar cuando te ejercitas.

Entrenamiento

Si te has mantenido activo durante un período largo de tiempo, necesitarás comenzar poco a poco a acostumbrar tu cuerpo a las nuevas demandas que le estás haciendo. La American Heart Association recomienda comenzar tu entrenamiento en el nivel más bajo de tu índice cardíaco meta. Tu corazón y tus pulmones trabajan en conjunto para servirte como apoyo durante tu ejercicio. Ganar fuerza muscular en cualquiera de estos órganos requiere de tiempo y de esfuerzo. A medida que te vuelves más fuerte, puedes incrementar la intensidad de tu ejercicio hasta alcanzar el punto más alto de tu índice meta.

Tipos

Para conseguir esta intensidad, tu plan de ejercicios debe incluir actividad aeróbica, explica el American Council on Exercise. Ejercítate de nos 3 a 5 días a la semana para mantener tu salud física general y para ejercitar los músculos más importantes de tu cuerpo. La necesidad de oxígeno en estos músculos aumentará, incrementando la fuerza requerida por tu sistema respiratorio. Actividades como correr, andar en bicicleta o el esquí a campo traviesa le proporcionarán la intensidad necesaria a tu ejercicio.

Advertencia

Cambiar al entrenamiento de los músculos respiratorios podría no ser apropiado para ciertos individuos. Los expertos recomiendan que las personas con asma, diabetes, o con alguna condición de salud crónica que necesite de medicación consulten con su médico antes de comenzar a realizar este tipo de ejercicio. Si fumas o si tienes una familia con un historial de enfermedades cardíacas puede que también quieras discutir tus metas con tu doctor. Con la orientación adecuada, muy pronto podrás mejorar tu salud cardiovascular así como también respiratoria.

Más galerías de fotos



Escrito por chris dinesen rogers | Traducido por reyes valdes