Entrenamiento de control de esfínteres para el movimiento de intestinos

De acuerdo con el pediatra Dr. Jim Sears, que escribe en AskDrSears.com, la mayoría de los niños aprenden a controlar su vejiga antes de que sean capaces de controlar las evacuaciones intestinales. Cuando se trata de animar a un niño a hacer "popó en el orinal" es cuestión de práctica y ayudarle a través de los miedos o temores.

Preparación y tiempo

La American Academy of Pediatrics recomienda que te mantengas lejos del control de esfínteres hasta que tu niño esté emocionalmente y físicamente listo para el proceso. Las señales de preparación incluyen la capacidad de seguir instrucciones simples, el interés por el aprendizaje y la capacidad de un niño para tirar de sus propios pantalones arriba y abajo. Además de esto, KidsHealth.org también recomienda que evites el entrenamiento, incluyendo animar a un niño a tener una evacuación intestinal en la taza del baño, en una época de grandes cambios, incluyendo una mudanza, el nacimiento de un nuevo hermano o la transición de la cuna a la cama.

A dónde se va el popó

Ayuda a tu hijo a entender que el popó, junto con el pis, se va por el baño. KidsHealth.org recomienda quitar el pañal sucio del niño y soltar las heces en el inodoro. Mientras lo haces, dile a tu niño que al igual pis, el popó también pertenece al orinal y no al pañal. Incluso si tu hijo sigue siendo reacio a hacer en el orinal, nunca se le debe regañar, castigar o degradar por tener un accidente. En su lugar, hazle saber que está bien y que lo volverán a intentarlo la próxima vez. Si tu hijo te informa que necesita hacer popó, pero no lo hace en el baño, alábalo por reconocer esa necesidad.

Rutina y práctica

Ayuda a tu niño usando el orinal para el movimiento de intestinos, así como para la orina. El mejor momento para animar a tu niño a sentarse (sin pañales o pantalones de entrenamiento) en el orinal es a primera hora de la mañana o después de una siesta. También dirige a tu hijo al baño después de las comidas, ya que el cuerpo tiene una tendencia natural a evacuar los intestinos después de comer. Presta atención a las señales de que tu hijo está listo para ir al baño, como gruñidos o ponerse en cuclillas, y busca una hora del día en que es más probable que tenga una evacuación intestinal. Si tu hijo normalmente hace popó después del almuerzo, anímalo a sentarse en el inodoro y tratar. Si él no se va después de unos cinco minutos, que suba sus pantalones y alábalo por intentarlo.

Ansiedad y miedo por el baño

De acuerdo con University of Michigan Health System, los niños evitan ir al baño por una variedad de razones, incluyendo el miedo. Si el miedo de tu niño al inodoro se deriva del ruido producido al jalar la cadena, ayuda sosteniendo su mano sobre la palanca y presiona varias veces. Recuérdale que el sonido no es más que el agua yendo hacia abajo y no hay nada de que temer. Si tiene miedo de estar solo, siéntate con tu niño cada vez que está tratando de tener una evacuación intestinal. Proporcionarle a tu hijo un asiento de baño independiente para ir al baño es otra manera de ayudar a la transición.

Más galerías de fotos



Escrito por jaimie zinski | Traducido por verónica sánchez fang