Entrenamiento para usar la bacinica para niños

La mayoría de los padres están ansiosos de hacer que sus niños usen la bacinica, pero no todos los niños están listos al mismo tiempo. De acuerdo con el sitio web KidsHealth.org, la mayoría de los niños están listos para el entrenamiento a usar el inodoro entre los 18 y 24 meses, pero algunos pueden estar listos antes o no mostrar señales hasta después. Busca señales que indiquen que tu niño está listo, como expresiones verbales de que necesita ir al baño o mantener su pañal seco por al menos dos horas, antes de comenzar el proceso.

Comienza con lo básico

Prepara a tu niño para el entrenamiento acondicionando el baño más o menos una semana antes de comenzar el proceso real. Coloca una asiento con bacinica en el baño, así como toallas húmedas y un lavabo para las manos. Haz que el niño practique usando el asiento con la bacinica y permitiéndole sentarse con su ropa puesta para que se vaya acostumbrando. Después de hacer esto por un par de días, déjalo sentarse con sólo el pañal puesto. Deja que te vea sentarte en el inodoro, explicándole que estás haciendo lo mismo que él en la bacinica. Los niños aprenden mucho observando a otros, así que esto le ayudará a ver lo que él mismo debe hacer.

Crea una rutina

Cuando es hora de comenzar la tarea de enseñarle a usar la bacinica, establece una rutina. La rutina debe incluir viajes frecuentes al baño. Comienza todas las mañanas quitándole el pañal y sentándolo en el asiento con bacinica. Déjalo quedarse alrededor de 15 minutos después de sus alimentos, antes de salir de casa y antes de la hora de la siesta o de dormir. Durante el día, ponlo en el asiento más o menos cada hora. Déjalo sentarse por no más de cinco minutos, ya sea que haga sus necesidades o no.

Espera las señales

De acuerdo con KidsHealth.org, los niños a menudo muestran señales de que están a punto de orinar o de evacuar heces, como sostener sus genitales, torcerse, sentarse y gemir. Cuida estas señales durante el día, si las notas, inmediatamente sienta al niño en la bacinica. También pon atención a la rutina regular del niño; muchos niños evacuan heces alrededor de la misma hora del día, así que toma nota de la hora y prepárate para moverlo rápido a la bacinica

Ropa interior y pañales entrenadores

Una vez que tu niño ha usado la bacinica por unas cuantas semanas y te muestra que puede ir a usarla la mayoría de las veces, cambia de los pañales comunes a los pañales entrenadores o a la ropa interior. Haz que haber dejado los pañales sea un gran momento; déjalo ayudarte a comprar nuevos pañales entrenadores o ropa interior para felicitarlo por haber hecho la transición. Continúa programando viajes regulares a la bacinica y observando señales después que haya dejado los pañales.

Usa recompensas

Recompensar a tu niño cuando usa la bacinica o su pañal entrenador está seco dale un incentivo para que mantenga el buen trabajo. Dile lo bien que lo está haciendo, el orgullo que sientes de él y el niño grande en que se ha convertido. Aparte de los halagos verbales, las pequeñas recompensas como un pedazo de dulce, calcomanías, tiempo extra viendo la televisión o un pequeño detalle lo alentará a seguir usando la bacinica. La Clínica Mayo pide evitar castigar al niño por los accidentes o mostrarle una actitud negativa porque esto puede causar que el niño de pasos hacia atrás en el proceso de entrenamiento.

Otras consideraciones

Es importante notar que el entrenamiento para usar la bacinica no es algo que dé resultados de una sola vez. De acuerdo a la Clínica Mayo, la mayoría de los niños primero aprenden a usarla durante el día. Durante este tiempo, el niño todavía puede tener accidentes durante las siestas y la noche. Una vez que domine el uso de la bacinica durante el día, empieza a enseñarle a levantarse durante la siesta y la noche. Si no tienes suerte en su entrenamiento después de unas semanas, es hora de un descanso. Los niños están listos para el uso de la bacinica en diferentes puntos de su vida, así que renuncia por un par de meses e intenta de nuevo.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por maria del rocio canales