Entrenamiento atlético para niños

Con la creciente naturaleza competitiva de los deportes en los niños, los padres están empezando a entrenar y acondicionar a sus hijos en edades más tempranas. Si bien acondicionar a los niños es importante para el rendimiento deportivo, es esencial para asegurar que estos pequeños atletas estén recibiendo instrucción segura y correcta a fin de evitar lesiones y garantizar mecanismos adecuados para los cuerpos en crecimiento. Conocer la forma de abordar un programa diseñado apropiadamente para tu hijo es esencial.

Actividad Física versus Educación Física


Actividad Física Versus Educación Física

Antes de iniciar a tu hijo en un programa de entrenamiento, necesitas saber la diferencia entre la actividad física y la educación física, porque ambas son importantes de incluir. De acuerdo con la Asociación Nacional para el Deporte y la Educación Física, la actividad física es cualquier tipo de movimiento corporal. Las actividades incluyen movimientos como saltar a la cuerda, recoger hojas y jugar en el parque infantil. El NASPE (por sus siglas en inglés) recomienda que tu hijo participe 60 minutos al día en alguna actividad física que aumente el ritmo cardíaco y haga que la respiración sea pesada. La educación física es mucho más definida; está diseñada específicamente para proporcionar oportunidades de aprendizaje, instrucción adecuada, y actividades desafiantes significativas para los niños. El NASPE recomienda que los niños de primaria participen unos 150 minutos, y los niños de escuela media/ secundaria participen en 225 minutos de educación de instrucción por semana. Es importante que tu hijo se dedique a ambos tipos de actividades para obtener el máximo provecho de su programa de entrenamiento.

Actividades apropiadas según la edad


Los niños necesitan participar en actividades que mejoren su rendimiento en base a su nivel de edad.

Los niños necesitan participar en actividades que mejoren su rendimiento en base a su nivel de edad. Tu hijo necesita un programa que prevenga lesiones y asegure sus adecuados mecanismos de las necesidades corporales en desarrollo. Los inapropiadamente diseñados programas que son demasiado maduros para los grupos de edades más jóvenes en realidad pueden inhibir y herir el rendimiento deportivo futuro si se usan malas técnicas o si a los niños no se les da suficiente tiempo para recuperarse entre los entrenamientos. Mayo Clinic recomienda lo siguiente: para niños de 2 a 5, es muy importante la incorporación de actividades de juego libre como correr, trepar, bailar y relajarse en un entorno no estructurado. Los niños de 6 a 7 tienen una mayor coordinación y una capacidad de atención por más tiempo. Este grupo de edad debe comenzar el uso de programas de organización, tales como fútbol, ​​natación y artes marciales. Como los niños progresan más allá de la edad de 8 años la mayoría de cualquier deporte es apropiado y una introducción lenta en el entrenamiento puede comenzar.

Beneficios de un Programa de Entrenamiento Deportivo


El entrenamiento deportivo ayuda a que tus hijos tengan una mayor autoestima y un menor riesgo de depresión y ansiedad.

Tu hijo se beneficiará de un programa de entrenamiento en muchas maneras. Los beneficios en salud incluyen un menor riesgo de tener sobrepeso y diabetes, un rendimiento académico mejorado, una mayor autoestima y un menor riesgo de depresión y ansiedad. Los beneficios del rendimiento incluyen una mejor coordinación y equilibrio, movimiento muscular y su función, y más resistencia y velocidad. Dentro de un programa adecuado, tu hijo espera aprender sobre la reducción de la nutrición y el estrés. El entrenamiento con la instrucción adecuada le permitirá a tu hijo a participar en actividades con contenidos significativos que ayuden a desarrollar conceptos cognitivos acerca de las habilidades motoras y la condición física.

¿Debería mi hijo participar en programas de entrenamiento de fuerza?


El descanso apropiado es importante para la cicatrización adecuada del tejido muscular de tus hijos.

Mayo Clinic ha declarado que está bien para los niños incorporar entrenamiento de fuerza en un programa de entrenamiento atlético . Programas de entrenamiento de fuerza correctamente diseñados y realizados proporcionan muchos beneficios a los atletas jóvenes. Es importante ti notar que el entrenamiento de fuerza no es sólo el levantamiento de pesas; los atletas en crecimiento necesitan utilizar ejercicios que utilicen su propio peso corporal o tuberías de resistencia; las pesas ligeras son también aceptables. El programa de entrenamiento de fuerza para tu hijo incluirá ejercicios para aumentar la fuerza y la resistencia, que proteja a tu hijo de lesiones y mejore su rendimiento, no que aumente el tamaño de sus músculos. Al iniciar un programa de entrenamiento de fuerza busca primero instrucciones de calidad. Encuentra un entrenador personal o entrenador que entienda los límites de un cuerpo en desarrollo y pueda diseñar un programa en torno a la edad, el tamaño, la habilidad de tu hijo y el interés deportivo. Tu hijo necesita calentar adecuadamente y enfriar con cada sesión. Insiste en una técnica adecuada, mantén la luz resistente y supervisa a tu hijo. Todos los niños necesitan descanso apropiado entre sesiones de entrenamiento para permitir la cicatrización adecuada del tejido muscular.

¿Qué debería incorporar el Programa de Entrenamiento?


Hay muchos elementos de un programa de capacitación integral: estiramiento adecuado y ejercicios de flexibilidad alargarán los músculos e incrementarán el rango de movimiento de las articulaciones.

Hay muchos elementos de un programa de capacitación integral: estiramiento adecuado y ejercicios de flexibilidad alargarán los músculos e incrementarán el rango de movimiento de las articulaciones. Todos los músculos de las piernas, el torso y los brazos tienen que ser estirados. Ejercicios cardiorrespiratorios que aumentan el ritmo cardíaco y aumentan la frecuencia respiratoria mejoran la resistencia; ejercicios como correr, montar en bicicleta y nadar ayudan a lograr esto. Actividades que incorporan la agilidad y la coordinación, tales como ejercicios de escalera, mejoran la propiocepción que da a tu hijo un sentido de posición corporal; tu hijo también se beneficiará de las actividades de juego libre no estructurados que utilizan la libre creatividad. Es esencial proporcionar días de descanso en todos los programas de formación; los días de descanso permiten que los músculos de tu hijo se reparen y reconstruyan después de ser derribados durante el ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por tina hatcher, ms, cpt | Traducido por ariadna delgado