Entrenamiento aeróbico para baloncesto

El baloncesto es un deporte que requiere una gran cantidad de habilidades, altos niveles de concentración y una condición física de primer nivel. Los ejercicios aeróbicos como trotar, la bicicleta fija, saltar la cuerda y la natación son algunas de las mejores maneras para edificar tu fuerza y ​​resistencia y mejorar tu sistema de oxígeno, de modo que tengas la resistencia y disciplina para jugar cada partido con la máxima intensidad hasta que suene la chicharra final.

Trotar

Comienza cada práctica trotando un par de vueltas alrededor del gimnasio o de la cancha exterior. Para hacer el trote menos monótono, considera botar un balón de baloncesto mientras trotes, manteniendo la cabeza arriba y los ojos enfocados en tu visión del campo al frente tuyo, como lo harías al botarlo en la cancha durante un partido. También considera la práctica de algunos movimientos de manejo del balón, como cruces, pases bajo la pierna y cambios posteriores de dirección por la espalda. Una vez que te hayas acostumbrado a esta básica rutina, considera levantar pesas de 3 a 5 libras con los antebrazos y tobillos, para agregar un elemento de entrenamiento de resistencia.

Bicicletas fijas

Las bicicletas fijas ofrecen la ventaja del entrenamiento de resistencia sin la desventaja de la tensión de alto impacto en las rodillas y en otras articulaciones. Son una buena herramienta para refrescarse después de la práctica o un entrenamiento genérico entre un juego y otro. Pasa de 30 minutos a una hora en la bicicleta y alterna tu entrenamiento generalmente estables con algunas recuperaciones de mayor ritmo, para edificar en un poco de pesado entrenamiento anaeróbico.

Máquinas elípticas

Las máquinas elípticas combinan los entrenamientos de una caminadora y una escaladora, ofreciendo el beneficio de un entrenamiento de mayor resistencia para el fortalecimiento de las espinillas, los tobillos, las pantorrillas, los bíceps, los pectorales y los brazos, al tiempo que te permite rítmicamente sudar y aumentar tu cardio.

Saltar la cuerda

Saltar la cuerda es una excelente manera de edificar la aptitud de cardio y trabajar la pantorrilla de suma importancia y los músculos del tobillo. Asegúrate de permanecer en tus dedos de los pies y de no dejarte llevar por la velocidad y te canses demasiado rápido. El objetivo es mejorar tu resistencia y edificar la fuerza, no llevarte al límite. Considera la posibilidad de lanzar en algunas combinaciones de patadas rápidas, como un boxeador, para mejorar tu destreza y coordinación. Limítate a no más de tres series, de cinco a 10 minutos cada una.

Nadar

La natación es otro excelente ejercicio aeróbico de bajo impacto para los jugadores de baloncesto. La natación trabaja casi todos los grupos musculares y las posibilidades de desgarrarse un músculo o de poner demasiada presión en una articulación se disminuyen en gran medida. Sin embargo, cuando estés en la piscina no te limites sólo a nada. Algunos entrenadores defienden el uso de la piscina para los ejercicios pliométricos para aumentar la rapidez y la capacidad de respuesta de la función muscular. Todos los ejercicios pliométricos estándar, tales como saltos en cuclillas, saltos divididos, saltos de abdomen y saltos laterales, pueden llevarse a cabo en el agua con mucho menor tensión en la espalda, las rodillas, los pies y los tobillos, que éstos mismos realizados en suelo.

Más galerías de fotos



Escrito por contributing writer | Traducido por ana karen salgado beltrán