Entrenadora elíptica contra caminadora

Las caminadoras y elípticas eliminan las excusas para no hacer ejercicio. Ambas son fáciles de usar y ofrecen beneficios de salud independientemente de tu nivel de condición. Al igual que todos los equipos de entrenamiento, cada una tiene sus ventajas y desventajas, que en su mayoría dependen de tu condición física y metas de entrenamiento.

Ventajas de las caminadoras

Las caminadoras ofrecen rutinas tanto de bajo como de alto impacto según tus metas de entrenamiento. Puedes caminar a un ritmo lento y controlado, o correr a todo tu potencial. Estas máquinas pueden aumentar tu densidad ósea al mismo tiempo que quemas más calorías que en una elíptica, de acuerdo con Hilton Head Health. Si estás aumentando tu rutina cardiovascular de manera que puedas correr distancia largas, la caminadora mide tu distancia. La intensidad de la carrera puede aumentarse elevando la inclinación. Correr en superficies duras puede provocar tensión en tejidos conectivos de tus piernas, así que la superficie suave y plana de la cinta de la caminadora puede reducir el riesgo de lesiones, según Running Planet.

Ventajas de la elíptica

Esta máquina ofrece un entrenamiento cardiovascular sin impacto que es gentil con tus articulaciones. Comparado con una caminadora, la elíptica brinda menos tensión a las rodillas, cadera y espalda, de acuerdo con Mayo Clinic.com. Dependiendo del tipo de elíptica, algunas ofrecen manijas para ejercitar tus brazos y piernas simultáneamente. Aunque las caminadoras comúnmente queman más calorías, la elíptica con manijas quema más calorías que las elípticas que sólo ofrecen movimiento de piernas, de acuerdo con Hilton Head Health. Estas máquinas te ofrecen la opción de pedalear hacia adelante o hacia atrás, lo que fortalece diferentes grupos musculares. También puedes incluir desarrollo de fuerza en tu rutina con la elíptica aumentando la intensidad de tu entrenamiento.

Desventajas de la caminadora

Correr y caminar en exteriores ofrece resistencia del viento, lo que aumenta la intensidad de tu entrenamiento; sin embargo, una caminadora no sólo remueve esta resistencia, sino que también hace parte del trabajo por ti debido a la cinta caminadora bajo tus pies. Si corres o caminas en exteriores, puedes ajustarte a cambios de superficie si pisas fuera de tu camino. No hay manera de pisar con seguridad fuera de la cinta corredora en esta máquina.

Desventajas de la elíptica

Aunque entrenar en una elíptica es más cómodo que una caminadora, pierdes la habilidad de formar densidad ósea. Si tienes articulaciones con dolor, no hay desventajas al usar la elíptica, ya que eres capaz de tener un entrenamiento cardiovascular efectivo con menos tensión. Sin embargo, si estás intentando perder peso y tus articulaciones se vuelven menos problemáticas, incluye una cinta caminadora en tu rutina. Incluso si una elíptica tiene manijas, hay aún mayores beneficios para la pérdida de peso con una caminadora, de acuerdo con Hilton Head Health.

Consideraciones

Antes de comenzar una nueva rutina de entrenamiento, consulta a tu médico para determinar el mejor método para ti. Tanto para elípticas como para caminadoras, siempre debes mantener una buena postura manteniendo tu cabeza en alto y tus abdominales contraídos. Para reducir el riesgo de lesiones, las caminadora tienen clips de seguridad que se atan a tu ropa para que la cinta se detenga si te caes. Descontinúa tu ejercicio si te mareas, te sientes fatigado o con náuseas.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa mcnamara | Traducido por arcelia gutiérrez