Entornos físicos y demencia

Un ambiente físico que sea amigable con las personas con demencia aumenta la capacidad de los pacientes con esta enfermedad a permanecer independientes y a tener una mejor calidad de vida. El apoyo brindado por un ambiente favorable reduce el estrés causado por la declinación de las habilidades mentales y disminuyen los arrebatos agresivos y la ansiedad. Algunas de las características claves de estos ambientes, para que realmente puedan ayudar a una persona a funcionar mejor física y mentalmente, incluyen el diseño físico del mismo, caminos claros y el uso del color, del contraste y la luz.

Demencia

La demencia afecta el funcionamiento en el entorno físico debido a la pérdida progresiva de las capacidades mentales. En un cerebro sano, los mensajes viajan sin problemas hacia y desde el cerebro, y una persona completa una tarea fácil. En uno dañado por la demencia, los mensajes son interrumpidos por pausas en el sistema de transmisión. Esto responde al por qué las personas ya no son capaces de tomar decisiones sobre dónde quieren ir y cómo llegar allí. Como la demencia progresa, la persona con demencia es menos capaz de funcionar en un entorno físico regular debido a un aumento de la interrupción de los mensajes al cerebro.

Hogar

El mejor ambiente para ayudar a mantener el funcionamiento físico y mental de una persona con demencia es su propio hogar ya que le da una sensación de seguridad y familiaridad. Algunas de las características claves de un ambiente amigable para ellos consiste en casas con escaleras, techos fuertes tanto dentro como por fuera, muebles decorativos que ayuden a la persona mientras camina, barras de agarre o barandillas que disminuyan el riesgo de caídas, duchas o bañeras con asientos, camas, baños y espacios de comedor que estén al mismo nivel.

Instituciones

Como las habilidades mentales y físicas de las personas con demencia declinan y la movilidad en el hogar se vuelve cada vez más un desafío, muchas personas entran en un centro de cuidados de largo plazo. Las personas con demencia a menudo se sientes abrumadas en estas instituciones y tienden a sentirse seguras en un lugar más chico. Las habitaciones pueden diseñarse en pequeños cuartos alrededor de áreas de estar centrales con vista al cuarto de cena, a las áreas sociales, baños y también, con una vista del exterior. Este diseño aumenta la sensación de seguridad del individuo y reduce el número de decisiones que tienen que tomarse para ir a algún lado.

Iluminación

La iluminación es otra de las características claves que un ambiente amigable para personas con demencia debe tenerse en cuenta. La iluminación con una sola luz en el techo causa áreas oscuras en la habitación y esta oscuridad aumenta la sensación de inseguridad de la persona con demencia. Asimismo, la persona está asustada debido a la pérdida de habilidades mentales y lo único que hacen las sombras es estresarla, aumentar el riesgo de golpearse con objetos y caerse. Las lámparas de noche también son una parte importante de la iluminación de estos lugares debido a que las personas a menudo tienen problemas para dormir o tienen los días y las noches mezclados. Utilizar estas lámparas reduce el temor y la agitación de no saber dónde están, lo que ayuda a evitar el riesgo de caídas.

General

La edad y la demencia afectan la visón y las personas que tienen esta enfermedad tienden a mirar hacia abajo. Por esta razón, un diseño amigable incluye grandes ventanas cercanas al piso. Esto aumenta la estimulación mental debido a que la persona puede ver hacia afuera mientras mira hacia abajo. La edad y la demencia también pueden afectar la profundidad de la percepción. Esto responde al por qué deben utilizarse colores oscuros y/ o brillantes. Por ejemplo, una persona que mira una comida, en un plato con flores no puede distinguir la comida del plato porque todo se ve plano. Con el contraste de un plato blanco, es más sencillo que pueda diferenciar las zanahorias y las arvejas. Esto anima a que coma. Un ejemplo de dónde no se utilizan los contrastes está en las puertas. Si éstas fueran pintadas del mismo color que las paredes, toda la zona se vería plana y esto desanimaría a que la persona haga una salida insegura. Las rayas y los patrones en los pisos crean contraste. En este tipo de situación, una persona puede detenerse rápidamente al frente de una raya (las cuales les representan agujeros), potencialmente causándoles pérdida de equilibrio y cayéndose.

Más galerías de fotos



Escrito por joanne henderson | Traducido por stefanía saravia