Cómo enseñarles a los niños a presentarse

Cuando debes enseñarle a tu hijo modales básicos, seguramente ya trabajas duro para enseñarles lo principal, como decir "por favor" y "gracias". Sin embargo, también debes enseñarles la forma adecuada de presentarse ante otras personas. No es solo una cuestión de educación, también es un hábito que utilizará por el resto de su vida, ya sea en la escuela o en el trabajo. Los buenos modales les enseñan a los niños a ser respetuosos y reflejan tus habilidades como padre.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Conversa con él sobre la importancia de la presentación personal. Concéntrate en enseñarle a presentarse ante otras personas y hacerle saber que eso refleja buenos modales. Es importante para el niño aprender a presentarse de forma adecuada ante otros, porque es una buena manera de ayudar a las personas tímidas a sentirse más seguras, ya sea que la persona tímida sea el niño o alguien más. Asimismo, el arte de la presentación adecuada es una habilidad social que utilizará por el resto de su vida, tanto en el ámbito personal como en el profesional, de acuerdo con Renee Gilbert Ph.D., psicóloga clínica de Washington.

  2. Enséñale a decir hola y decir su nombre cuando se presenta. Debe sonreír y decir algo como “Hola. Mi nombre es Juan. Encantado de conocerlo”. Dile que también está bien esperar a que la otra persona diga su nombre antes de decirle que es un placer conocerla.

  3. Enséñale a estrechar la mano de forma adecuada. Si no sabe cómo hacerlo, practica con él. Dile que extienda la mano derecha (siempre es la mano derecha, aunque alguno sea zurdo) y la ofrezca al otro. Debe mover la mano de arriba a abajo dos o tres veces y sostener con fuerza intermedia. No debe agarrar con demasiada suavidad, dado que lucirá débil, pero tampoco demasiado fuerte, porque puede dañar a alguien.

  4. Aliéntalo a establecer contacto visual y sonreír cuando se presenta, aconseja la doctora Laura Markham, Ph.D. y psicóloga. Esto es fundamental para presentarse de forma adecuada, porque establece el tono y les muestra a los demás que el niño es abierto, vivo y animado.

  5. Practica dejando que el niño se presente, aconseja Markham. Puedes simular que eres una nueva maestra o uno de tus colegas del trabajo y dejar que se acerque para presentarse. Ayúdalo a trabajar las partes problemáticas, como el apretón de manos. Elogia sus fortalezas. Si mantiene el contacto visual y sonríe al presentarse, elogia su habilidad de mirar a las personas a los ojos, porque eso lo hace lucir más seguro. Asimismo, su sonrisa ayuda a que se vea amigable y amable.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por pilar celano