Cómo enseñarles a los niños a hablar bajo

Escrito por kathryn hatter | Traducido por pilar celano
Las voces fuertes pueden ser difíciles de tolerar.

Los niños pueden tener dificultades para recordar que deben controlar el volumen de su voz. En especial cuando se encuentran en el interior y en zonas cerradas, los sonidos fuertes pueden resonar en las paredes, lo cual no es agradable. Con recordatorios firmes y consistentes, puedes ayudar al niño a recordar que debe hablar más bajo. Aunque las voces suaves pueden resultar extrañas para los jovencitos, aprenderán rápidamente a ajustar el volumen para mantener la paz con los adultos.

Utiliza el volumen de voz que quieres escuchar. Si quieres que el niño hable más bajo, tú también debes hablarle con un tono de voz suave y bajo. De acuerdo con el University of Wisconsin Cooperative Extension, ellos prestan mucha atención a la forma en que sus padres hablan e interactúan con otros.

Dale la indicación positiva de que debe hablar con el volumen que deseas, en lugar de decirle que no hable fuerte. Los niños suelen responder mejor cuando les das una indicación solicitando determinado comportamiento en lugar de corrigiendo uno indeseado, de acuerdo con Mary Elizabeth Hoffman, MA, del Florida Department of Health. Por ejemplo, puedes decir: “Por favor habla bajo dentro de la casa. Me duelen los oídos cuando gritas”.

Llévalo afuera, para darle la posibilidad de hacer más ruido si está muy enérgico o bravucón. Deja que se descargue, haciendo ruido al aire libre. Cuando vuelvas a llevarlo adentro, seguramente utilizará una voz más baja.

Cuando se exalte, recuérdale que quieres que hable más bajo. Es común que hablen más alto cuando se emocionan.

Cuando se acuerde de hablar en voz baja, felicítalo. Los elogios pueden ser una forma efectiva de reforzar y alentar el comportamiento que deseas, de acuerdo con una publicación del New Mexico State University Family Times.Puedes decirle “Oh, puedo ver que estás muy emocionado, pero te acordaste de no gritar. ¡Buen trabajo!”. Algo tan sencillo como esto puede ser suficiente para motivarlo a repetir este comportamiento en el futuro.

Consejo

También puede ser útil ignorar los gritos, en especial si tiene el hábito de gritar, sugiere el University of Michigan Health System. Al no prestarle atención a la voz alta y pretender que no lo escuchas, aprenderá a dejar de gritar. Puedes decirle “Disculpa. Me cuesta entenderte cuando gritas. Dilo otra vez en voz baja, por favor”.