Cómo enseñarle a los niños a lanzar una pelota de béisbol

Desde hace mucho tiempo lanzar se considera el elemento más importante del béisbol. Enseñar a los niños cómo lanzar es una de las cosas básicas del juego. Necesitas saber cómo lanzar la pelota apropiadamente y también debes cuidar de tu brazo. Cuando estás aprendiendo a lanzar, debes aprender cómo pararte en el montículo, darte vuelo, lanzar la pelota y proseguir.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Fortalece tu brazo haciendo ejercicios y lanzando. Párate con tus pies a la altura de tus hombros. Extiende tus brazos hacia los lados y mantenlos así. Haz pequeños círculos hacia adelante con tus brazos por 30 segundos. Repite el mismo ejercicio con tus brazos con círculos hacia atrás. Haz esto cinco veces en cada dirección. Lanza la pelota todos los días. Si vas a lanzar, necesitas desarrollar la fuerza de tu brazo lanzando. Párate a alrededor de 40 pies de distancia de tu compañero de lanzamientos y gradualmente muévete hacia atrás hasta que estén a 75 pies de distancia. Jueguen a atraparla por 15 minutos a la vez.

  2. Coloca tu pie derecho en la goma de lanzamiento y tu pie izquierdo viendo hacia el home plate si eres diestro. Haz lo opuesto si eres zurdo. Esta posición se le conoce como posición natural. Sube tu rodilla de manera que el pie de enfrente esté a aproximadamente la misma altura que la otra rodilla.

  3. Extiende tu pierna de enfrente hacia el receptor y estira el brazo con el que lanzarás por encima de tu cabeza. Lleva tu mano hacia adelante y lanza la pelota mientras el pie de enfrente pega en el suelo. Gira tu muñeca y lanza la pelota, manteniendo tu vista enfocada en el guante del receptor en todo el proceso.

  4. Mueve tu pierna derecha que está en la goma de lanzamiento hacia adelante hasta que esté enfrente de tu pierna izquierda. Síguela con tu brazo hasta que las puntas de tus dedos estén extendidas a pocas pulgadas del suelo. Para ayudarte con este movimiento, imagina que hay un billete de un dólar en el piso y que necesitas recogerlo.

  5. Corre en los jardines todos los días que no estés lanzando. No estás lanzando sólo con tu brazo y la parte superior de tu cuerpo. Mucho del poder que obtienes viene de tus piernas. Correr es esencial para desarrollar potencia, rendimiento y equilibrio en el montículo.

Consejos y advertencias

  • Nunca lances cuando sientas dolor. Lanzar es muy duro para el hombro. Quizá sientas algo de rigidez o incomodidad, pero detente de inmediato si sientes dolor.

Más galerías de fotos



Escrito por steve silverman | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez