Cómo enseñarle a un niño pequeño qué tipo de contacto no es correcto

El abuso sexual es un tema grave que genera aversión en todo padre, pero cuando se trata de enseñarles a los niños al respecto, las palabras pueden ser un problema. Enséñale a tu hijo a temprana edad los tipos de contacto que están fuera de lugar y asegúrate de que cuente con los medios para expresar si le ha sucedido algo. Aprende a ver las señales, como dolor físico o irritación, y bloqueos mentales, como irritabilidad y retraimiento repentino. Si ves señales y sospechas algo, es clave que hagas preguntas de manera discreta. La mejor defensa es mostrarle a tu hijo a temprana edad y reiteradas veces lo que está bien y lo que no está bien.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Debes saber lo que es normal. Los niños pequeños son inquisitivos por naturaleza, y el sitio web Focus on the Family advierte no alarmarse por el autoconocimiento. Es imprescindible que te mantengas tranquilo para que tu hijo no desarrolle ningún complejo sobre su propio cuerpo. Háblale sobre su cuerpo. Explícale para qué es cada parte y lo que hace, usando un vocabulario sencillo. Explicarle simplemente lo básico está bien a esta edad. El primer paso para entender lo que es la violación es entender el rol de las partes que están involucradas en una violación. El sitio web Families in the Loop fomenta el uso de los términos anatómicamente correctos para cada parte íntima.

  2. Usa la regla de la ropa interior para enseñarle a tu hijo de manera concreta qué partes no se tocan, sugiere el sitio web del Council of Europe. La barrera física lo ayudará a tu hijo a entender dónde están y deberían estar los límites. Enséñale que él no puede tocar a los demás allí y que los demás no pueden tocarlo a él allí. Va en ambos sentidos. Asegúrate de hacer una excepción sólo para ti, los médicos y toda persona muy cercana que lo cuide y que probablemente le cambie los pañales.

  3. Asegúrate de que tu hijo sepa que puede acudir a ti si existe algún tipo de abuso, afirma la revista Momeo. Ser abierto y sincero lo ayudará a comprender que no hay nada de qué avergonzarse. Nuevamente, mantente tranquilo cuando le enseñes que le debe decir a adultos de confianza si ha padecido una violación. Al tratar este problema como cualquier otro peligro (como tocar una cocina caliente) estás dándote a entender sin generarle ansiedad a tu hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por darlena cunha | Traducido por noelia menéndez