Cómo enseñar a tus hijos las reglas de la casa

Tu sabes cómo esperas que tu hijo actúe, pero fallar en enseñarle las reglas que esperas que él siga significa que probablemente va a dejar de cumplir con tus expectativas de comportamiento. La reglas específicas que establezcas son una cuestión de preferencia personal en base a los comportamientos que valoras. Las áreas de problemas específicos de tu hijo también son factores a tener en cuenta al establecer las reglas. Una vez que determines el comportamiento que deseas, debes comunicar claramente las reglas a tu hijo. Con tiempo de aprendizaje adecuado, tu hijo es probable que domine las reglas de la casa para que todos estén en la misma página.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Define las reglas tú mismo antes de que las presentes a tu hijo. Elije las reglas generales que son especialmente importantes para ti, y apropiadas para tu hijo. Mantén las reglas simples para los niños pequeños. Puedes añadir y renovar las reglas de la casa conforme tu hijo crece. Por ejemplo, tu hijo adolescente puede necesitar reglas relativas a las horas de llegada y permiso de conducir que no necesitaba cuando era un niño.

  2. Habla con tu hijo acerca de las reglas y tus expectativas para su comportamiento. Dile exactamente lo que significan las reglas si se confunde. Por ejemplo, si mostrar respeto a los demás es una de las reglas, se podría decir, "Ser respetuoso significa que usamos palabras amables, evita discusiones y deja las pertenencias de otros miembros de la familia en paz. Nosotros no insultamos o dañamos las cosas de otra persona".

  3. Coloca las reglas donde tu hijo las vea. Si tu hijo es demasiado pequeño para leer, utiliza imágenes para indicar las reglas. Por ejemplo, puedes incluir una imagen de un niño guardando sus juguetes, si esa es una de tus reglas. Las reglas publicadas sirven como un recordatorio visual para toda la familia. Consulta la lista de reglas según sea necesario para ayudar a enseñar a tu hijo las expectativas del hogar.

  4. Practica las reglas con juegos de rol o juegos dramáticos. Si tienes una regla sobre la limpieza después de usar tus cosas, haz que tu hijo practique recoger sus bloques de la sala de estar.

  5. Felicita a tu hijo cuando siga las reglas. Señala las veces en que se ajusta a tus expectativas para que sepa lo que está haciendo bien. Por ejemplo, podrías decir: "Me gusta la forma en que llamaste a la puerta de tu hermana antes de ir a su habitación. Eso muestra respeto por su vida privada".

  6. Dale seguimiento al progreso de tu hijo a la hora de seguir las reglas si tiene dificultad con las conductas esperadas. El sitio web KidsHealth sugiere una gráfica para marcar las conductas positivas y negativas, con consecuencias o recompensas basadas en el comportamiento semanal.

  7. Sigue las reglas tú mismo para enseñar a través de tus propias acciones. Al modelar los comportamientos esperados, muestras tu valor de esas normas. Los hijos suelen seguir los comportamientos de sus padres.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por roberto garcia de quevedo