Cómo enseñar a los niños a pensar críticamente

El pensamiento crítico es la habilidad para resolver problemas por medio del razonamiento y la habilidad de identificar fallas en un argumento. Puedes utilizar el pensamiento crítico cada vez que presupuestas tu ingreso, haces una elección o evalúas la credibilidad de un anuncio. Ya que este pensamiento debe ser aprendido y practicado en los primeros años de vida, es importante enseñárselo a los niños.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Pide a tu hijo que lea un pasaje en donde el autor presente argumentos sobre un tema que le sea familiar a tu hijo. Debe leer el pasaje al menos dos veces.

  2. Evalúa la comprensión de tu hijo sobre el pasaje, planteándole preguntas sencillas para verificar su conocimiento de los hechos contenidos en el pasaje. Pregúntale sobre sucesos específicos y por qué piensa que ocurrieron, por ejemplo, "¿por qué piensas que el personaje actuó como lo hizo?". Pídele que compare los personajes de la historia, diciendo en qué se parecen y en qué son diferentes.

  3. Pídele que resuma la historia con sus propias palabras. El resumen debe ser mucho más corto que la historia, así evaluarás su comprensión de las ideas principales más que de otros hechos sencillos. Para resumir, debe generalizar, que es pensar críticamente, también conocido como pensamiento sintético, de acuerdo con Elizabeth Shaunessy, profesora asistente del Departamento de Educación Especial de la Universidad de Florida del Sur.

  4. Evalúa a tu hijo, planteándole preguntas que no están contestadas directamente en el texto. Tu hijo tendrá que inferir y generar una conclusión para responder. Una buena manera de hacer esto es preguntarle sobre la posición del autor respecto a un tema relacionado y sus razones. Inferir y llegar a una conclusión también son habilidades del pensamiento sintético, dice Shaunessy.

  5. Haz que tu hijo lea una respuesta al texto original escrito por un autor que se oponga al punto de vista del primer autor. Pídele que decida con cuál concuerda y que diga por qué, después haz que defienda el punto de vista con el que no está de acuerdo. Estos ejercicios desarrollarán su habilidad de evaluar y emitir juicios.

  6. Haz que resuelva ejercicios de matemáticas. Para que sea interesante, redacta problemas a los que se enfrente en la vida cotidiana, por ejemplo, cómo comprar objetos con descuento con una cantidad determinada de dinero, si cada objeto tiene un descuento diferente. Este ejercicio desarrollará su habilidad para pensar analíticamente.

  7. Juega a el diálogo socrático con tu hijo. Un jugador toma una posición respecto a un tema controversial y el otro interpreta a un juez, que plantea una serie de preguntas, diseñadas para que el primer jugador se contradiga revelando las debilidades de su razonamiento, después cambian de papeles. El diálogo socrático ha demostrado que incrementa la participación de los estudiantes y los motiva para aprender, según el filósofo educacional Richard Garlikov.

Más galerías de fotos



Escrito por david carnes | Traducido por diana i. almeida