Cómo enseñar a los niños sobre el ejercicio y la alimentación saludable

Aprender hábitos saludables de alimentación y ejercicio en la infancia puede ayudar a que una persona conserve esos hábitos hasta la edad adulta. El estilo de vida saludable puede ayudar a un niño a vivir una vida con menos probabilidad de sufrir de problemas crónicos de salud como diabetes, enfermedad coronaria y asma. Además, si las personas esperan a la edad adulta para aprender sobre hábitos saludables de alimentación y ejercicio, será más difícil incorporar regularmente estos hábitos en sus vidas.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Come de forma saludable y ejercita de forma regular. Los niños aprenden basándose en lo que hacen las personas importantes de su vida. Por lo tanto, debes ser un modelo de comportamiento saludable. Involúcrate en una actividad física de forma regular, ya sea yendo al gimnasio o participando de un deporte grupal. Asegúrate de hablar de forma positiva sobre tu actividad física en frente del niño. Evita comer comidas rápidas o chatarra. Si debes comer algo rápido, escoge las opciones más saludables del menú.

  2. Haz que el niño comprenda los beneficios de un desayuno saludable. Dile cómo un desayuno saludable le provee de la energía que necesita durante el día. Permítele escoger sus alimentos para el desayuno dentro de opciones saludables, como cereales de grano integral o avena con frutas. Tómense tiempo para desayunar todos los días.

  3. Compra frutas y vegetales cada semana con el niño. Foméntale que escoja frutas y vegetales de todos los colores del arco iris. Explícale cómo las frutas de diferentes colores contiene distintas vitaminas y minerales, que es la razón por la cual es importante comer una variedad de colores.

  4. Come comidas saludables en tu casa todos los días. Durante la comida, habla con el niño sobre qué es lo que están comiendo y por qué es importante para la salud. De acuerdo con KidsHealth.org, los niños que comen las comidas con sus familias tienen más probabilidad de comer frutas, vegetales y granos. Haz que las comidas familiares sean amenas y habla sobre temas positivos.

  5. Bríndale a tu hijo bocadillos saludables para que lleve a la escuela. Escribe en el recipiente qué nutrientes contiene el bocadillo y cómo éstos le ayudan a tener una buena salud. Escoge alimentos saludables como fresas, manzanas en rodajas, yogur bajo en grasas, rebanadas de queso descremado y nueces.

  6. Mide el tamaño de las porciones para el niño. La cantidad de comida que las personas están acostumbradas a comer es en general mayor que el tamaño de porción recomendada. Por lo tanto, para mantener un peso saludable, es importante enseñar a los niños cómo luce una porción adecuada. Déjale ver cómo lucen las porciones de distintas comidas sobre un plato.

  7. Haz que el niño se involucre en ejercicios para desarrollar la fuerza como abdominales (sit-ups) y flexiones de brazos (push-ups). Dile cómo estos ejercicios son importantes para la salud de sus huesos y para evitar lesiones.

  8. Involúcrate en una actividad física regular con tu hijo, como por ejemplo deportes de grupos o andar en bicicleta luego de la escuela. Enséñale cómo la actividad física ayuda a sus órganos a mantenerse saludables y hacen que tenga un buen peso. Fomenta que realice al menos 60 minutos de ejercicio por día.

Más galerías de fotos



Escrito por alia butler | Traducido por mike tazenda