Cómo enseñar a los niños a ser amables y compasivos

La bondad y la compasión son hábitos de toda la vida que puedes inculcar en tus hijos. Enséñale a tus hijos que los pequeños actos que simplemente ponen una sonrisa en la cara de alguien o que alegran el día a alguien son formas sencillas de mostrar bondad. Trabajar juntos como una familia para reconocer y estimular los actos compasivos y amables puede ayudar a tus niños a ser naturalmente buenos y compasivos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Enseña con el ejemplo. Los niños aprenden con el ejemplo, así que sé la persona amable y compasiva en que deseas que se conviertan. Enséñale a los niños qué significa preocuparse por el sufrimiento de otro, ofrecer apoyo a un amigo y participar en actos de bondad al azar.

  2. Señala los actos de bondad que tus hijos realicen y elógialos. Por ejemplo, si un niño te ayuda a llevar las maletas desde el vehículo, di, "Has recogido esas bolsas sin que yo te lo haya pedido. Eso es muy servicial y amable". El señalar y reconocer la acción exacta tiene más impacto que simplemente decir: "Buen trabajo", según el sitio web de Scholastic.

  3. Llama la atención sobre los actos de compasión y bondad de los demás. Celebra los actos de bondad al azar y como familia, piensen en maneras de difundir la bondad y la compasión. Por ejemplo, puedes ayudar a que tus hijos participen en las unidades de alimentos, juguetes y ropa.

  4. Discute cómo se siente cuando alguien es amable o compasivo hacia ti y lo que se siente cuando eres el único que está siendo amable y compasivo.

  5. Juega a juegos de rol donde los niños se involucren en actos de bondad y compasión como una comunidad de amigos. Crea escenarios dramáticos donde un niño finja estar triste y otro piense en una idea para animarlo. Haz que actúen la escena juntos y luego cambien los papeles.

  6. Pregúntale a tus hijos qué les gustaría hacer para ayudar a alguien que está enfermo o deprimido. Por ejemplo, si un vecino no se siente bien, pregúntale a los niños lo que pueden hacer para alegrarle el día a los vecinos. Tal vez, puedes ayudarles a organizar unas flores para el vecino o a preparar una comida especial.

  7. Anima a los niños a ser amables con ellos, así como con los otros. Haz hincapié en la autoestima y en todos los rasgos positivos que hacen que cada uno de ellos sean únicos. Utiliza métodos de redirección para convertir una situación negativa que normalmente resultaría en una exclamación como, "¡Renuncio!" en una situación positiva en donde el niño haga afirmaciones como: "¡Voy a seguir intentándolo!".

  8. Anima a tus hijos a ser amables con el planeta. Enséñales de manera temprana sobre la importancia del reciclaje. Explícales que nunca deben ensuciar.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany barry | Traducido por enrique pereira vivas