Cómo enseñar a un niño a ir al baño en tres días

Si estás interesado en entrenar esfínteres de tu niño pequeño tan pronto como sea posible, no estás solo. De acuerdo con BabyCenter, los especialistas en pediatría han estado ofreciendo desde hace mucho libros y clases a los padres que desean acelerar ese tedioso y latoso proceso. Julie Fellom, que inició el programa de tres días “Diaper Free Toddlers”, ofrece instrucciones detalladas sobre cómo dar rápidamente a tu pequeño bases sólidas que necesita para estar totalmente entrenado pero indica que tu hijo tendrá inevitablemente algunos pocos accidentes después del tercer día,.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Líquidos
  • Alimentos salados
  • Sillitas entrenadoras para ir al baño
  • Múltiples pares de pantalones flojos
  • Suplementos de limpieza (cubos, jergas y solución de limpieza)

Instrucciones

    Instrucciones

  1. Observa las señales de que tu hijo está listo para el entrenamiento para ir al baño y también en ti. De acuerdo con BabyCenter, tu hijo deberá estar listo si es capaz de seguir instrucciones sencillas, muestra interés en ir al baño y puede permanecer seco de tres a cuatro horas en un periodo de tiempo. También deberás estar listo para entrenar a tu pequeño, estar totalmente enfocado y dedicado para realizar la tarea en un fin de semana.

  2. Prepara un fin de semana para el entrenamiento de esfínteres. Despeja tu calendario y establece una fecha para dedicar un fin de semana completo para ello. Prepárate con antelación dos o cinco semanas para que tú y tu pequeño estén completamente enfocados en el entrenamiento. Platica con él sobre el tema, muéstrale cómo utilizar el excusado con una muñeca y permite que observe a los miembros de la familia en él. Asimismo, une fuerzas con tu pareja para crear una "danza del excusado" que celebre de manera entusiasta el uso exitoso del excusado; puedes incluso utilizarla cuando un miembro de la familia lo utilice de manera exitosa. Una semana antes del gran día, enfócalo para la transición diciendo cosas como "¡muy pronto dejarás de usar pañales".

  3. Retira los pañales de tu pequeño comenzando desde el día 1. Ofrécele bocadillos salados para hacer que tome los líquidos que tienes a la mano. Mantente muy atento a las señales de que necesita orinar o defecar. Por ejemplo, puede dejar de jugar y moverse a una parte diferente de la habitación y hacer una expresión facial diferente. Colócalo en el lugar estratégicamente cercano ubicado de la sillita entrenadora en el momento en que muestre esas señales y usa la "danza del excusado" toda vez que muestre el mínimo éxito (como hacer un poco en la sillita, incluso cuando el resto esté en el piso). Cuando tenga un accidente, usa un tono suave de decepción y déjale saber que "la pipí y la popó van en la sillita" conforme le ayudas a limpiar.

  4. Pasa tiempo fuera de casa de forma gradual para permitirle estar entrenado en todos lados. Continúa ofreciéndole líquidos, pero en el día 2 ve afuera durante una hora temprano por la tarde justo después de que haya orinado en la sillita entrenadora. Todavía no debe usar ropa interior o pañales, pero prepara ropa extra en caso de un accidente. En el día 3, ve afuera por una hora en la mañana y una hora en la tarde, cada vez que tu hijo use la sillita. Continúa llevando un cambio de ropa.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por mayra cabrera