Cómo enseñar la historia de Daniel a los jóvenes

Para quienes se dedican a tratar de fortalecer la fe de los adolescentes en Dios, la historia de Daniel ofrece lecciones importantes acerca de la fidelidad, la resistencia a la presión de grupo, y el cumplimiento de las promesas de Dios a aquellos que permanecen fieles a Él. Aunque los adolescentes de hoy en día probablemente no están en peligro de ser arrojados al foso de los leones o a un horno ardiente a causa de sus creencias, tienen que hacer frente a la burla de sus compañeros y al ridículo de los no creyentes. También se enfrentan a la influencia casi abrumadoras de los medios de comunicación, que sugieren que "todo está permitido" y que "si se siente bien, hazlo". Usa la historia de Daniel para enseñar lecciones importantes sobre cómo permanecer fiel en todas las circunstancias.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Biblia

Instrucciones

  1. Lee los seis primeros capítulos del libro de Daniel para aprender acerca de su vida cuando era joven. Lee los capítulos nuevamente con tu hijo adolescente, o pídele que los lea a fondo como preparación para un análisis de los elementos clave.

  2. Señala los casos específicos en los que Daniel resistió a las presiones de sus superiores, así como de sus compañeros. Concéntrate en su negativa a inclinarse ante la estatua creada por el rey Nabucodonosor, y en su insistencia en que su fe sólo le permitía adorar a su único y verdadero Dios. Pide a los adolescentes que expongan ejemplos específicos de sus propias vidas en que se hayan enfrentado a una fuerte presión externa para hacer algo que sabían que estaba mal, y cómo respondieron. Pregúntales si piensan que pueden mostrar la misma fuerza de convicción que mostró Daniel.

  3. Deja que los adolescentes discutan el importante concepto de la fe durante un rato. Luego cambia el énfasis hacia el hecho de que, a veces, la firmeza de Daniel en su fe tuvo un costo. Tengan un debate sobre si vale la pena defender la fe, a costa de tener que pagar precios terrenales potenciales, como exponerse a ser ridiculizado y condenado al ostracismo. Permite a los adolescentes que discutan esto detalladamente, usando ejemplos de Daniel y de la vida cotidiana.

  4. Concluye tus lecciones sobre Daniel haciendo hincapié en que, en todo caso, a pesar del aparente precio que tuvo que pagar por su fe, su Dios velaba por él y lo protegió de cualquier daño. Recuerda a los adolescentes que la recompensa de Dios por su fidelidad puede no ser inmediatamente visible, como cuando Dios protegió a los fieles amigos de Daniel en el horno de fuego, pero la recompensa que Él nos promete es la vida eterna a su lado, en el cielo. Anímalos a considerar cómo podrían responder a retos futuros para su fe, a partir de los ejemplos que se encuentran en el libro de Daniel.

Más galerías de fotos



Escrito por molly thompson | Traducido por josé antonio palafox