Cómo enseñar a tu hijo a tener una actitud más aguerrida

El proceso de crecer trae consigo decepciones y fracasos inevitables. Y mientras que algunos niños afrontan las humillaciones de la vida sin mucho esfuerzo, otros se vuelven demasiado sensibles y retraídos. Si tus hijos hacen parte de esta última categoría, enseñarles un poco de dureza podría ayudar a frenar la montaña rusa emocional. Pon tú mismo el ejemplo, y pronto tu hijo hará lo mismo. La compasión, la humildad y un sentido de auto-valoración permiten a un niño vulnerable superar contratiempos desagradables.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

    Fomenta la autoestima y la humildad

  1. Celebra las fortalezas de tu hijo y asegúrate de prestarle atención cuando él te enseñe orgullosamente sus logros.

  2. Focalízate en los valores familiares al disciplinar. Siempre empieza por señalar un rasgo positivo y luego dile qué comportamiento debe modificar. Refuerza cualidades como el respeto, el cuidado, la compasión y la humildad.

  3. Ayuda a tu hijo a entender que los comentarios negativos de otras personas suelen tener una causa subyacente. Hablále de aprovechar esas situaciones para fomentar el conocimiento de las conductas ajenas. Señálale con cuidado que los sentimientos de las otras personas son tan importantes como los suyos.

  4. Enséñale a fomentar su autoestima al mismo tiempo que das el ejemplo. Muestra auto-confianza en todo lo que hagas. Al regresar a casa del trabajo, muéstrate satisfecho por tu nuevo ascenso o saca tiempo para los pasatiempos que te interesan.

    Enséñale a responder adecuadamente

  1. Practica con tu hijo técnicas para enfrentar situaciones de intimidación en la escuela. Enséñale a identificar las acciones de los demás y responder apropiadamente. Este tipo de juegos de rol lo ayudarán cuando necesite reaccionar con rapidez.

  2. Escucha atentamente cuando tu hijo venga a ti con un problema social. Primero valida siempre sus sentimientos y luego enséñale respuestas que pongan de relieve su propia autoestima.

  3. Asegúrate de que tu hijo sepa que siempre puede alejarse de una situación incómoda. Si una respuesta adecuada no es suficiente, dar la vuelta y alejarse es a veces la mejor opción.

Más galerías de fotos



Escrito por christina shepherd mcguire | Traducido por vittore notabene