Cómo enseñar el control de esfínteres a un niño con colon irritable

Tu hijo pequeño puede estar emocionado por comenzar el proceso de control de esfínteres, aunque sufre de ocasionales calambres estomacales, constipación y heces sueltas. Según la American Academy of Pediatrics, los problemas precedentes y la dificultad de concentración, hinchazón, depresión, ansiedad y náuseas son todos síntomas del síndrome de colon irritable. Antes de intentar el control de esfínteres con un niño que tiene este problema de salud, habla con su pediatra sobre posibles cambios de dieta y estilos de vida.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Pegatinas

Instrucciones

  1. Habla con el pediatra de tu hijo sobre los síntomas relacionados con el síndrome de colon irritable. Según la National Digestive Diseases Information Clearinghouse, un niño que muestra síntomas preocupantes por dos meses y no muestra otros signos de infección recibe el diagnóstico de IBS (irritable bowel síndrome - síndrome de colon irritable). Trabaja con tu pediatra para conversar sobre posibles prescripciones, estilo de vida y cambios en la dieta.

  2. Controla la dieta y las actividades diarias de tu hijo para determinar los disparadores de IBS. Por ejemplo, algunos niños con IBS muestran un empeoramiento de los síntomas después de comer alimentos grados o productos lácteos. Reduce o quita cualquier alimento disparador de la dieta de tu hijo, que podría ayudar a prevenir futuros brotes de IBS.

  3. Introduce alimentos con alto contenido de fibra en la dieta de tu hijo pequeño. Según la AAP, estos alimentos, que incluyen manzanas, bananas, ciruelas pasas, judías verdes y panes integrales y cereal, pueden reducir los calambres, la diarrea y la constipación.

  4. Comienza el entrenamiento para el control de esfínteres mientras tu hijo está en remisión. Según la AAP, los niños con IBS experimentarán períodos de alivio o sin síntomas. Aunque esté en remisión, comienza alentándolo a que se siente en una pelela sin los pantalones o el pañal varias veces al día.

  5. Crea una tabla para el entrenamiento de control de esfínter con tu hijo. Cada vez que él orine o defeque exitosamente en su pelela, coloca una pegatina sobre la misma. Una vez que llegue a cinco a 10 pegatinas, prémialo con un paseo al zoológico, una cucharada extra de helado u otro premio.

  6. Considera la posibilidad de moderar el entrenamiento cuando tu hijo esté sufriendo un brote de IBS. Si no quiere defecar en la pelea mientras sufre estos brotes de calambre, diarrea o constipación, hazle saber que está bien. Si la diarrea empeora y sufre un accidente, tranquilízalo diciéndole que los accidentes pasan y que trabajarán juntos para prevenir cualquier accidente en el futuro.

  7. Continúa el entrenamiento para el control de esfínteres y utilizando la tabla una vez que tu hijo esté en remisión. Si sufre brotes ocasionales de constipación, habla con su médico para que te recete o te aconseje un ablandador de heces de venta bajo receta o de venta libre.

Más galerías de fotos



Escrito por jaimie zinski | Traducido por aldana avale