Cómo enseñar a un bebé de un año a dormir más

La vida puede volverse frustrante si quieres dormir hasta las 6 am, pero tu hijo de 1 año de edad está listo para jugar a las 4:30. A veces no hay una causa externa para que se despierte temprano. Los ruidos fuertes, la luz del sol brillante, un pañal mojado o acostarse demasiado temprano puede llevarlo a despertarse antes de lo que deseas. Sin embargo, en otras ocasiones la causa puede ser algo más sutil, como un horario irregular, o una fase que necesitas esperar que pase hasta que tu bebé esté listo para dormir.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Determina si tu hijo está durmiendo lo suficiente por la noche. El bebé promedio de 12 meses de edad duerme cerca de 13 ó 14 horas al día, incluyendo siestas, de acuerdo con KidsHealth. Si tu bebé está consiguiendo esa cantidad de sueño y se despierta temprano, es posible que simplemente mover la hora de dormir unas horas más tarde sea suficiente.

  2. Elimina las posibles distracciones que puedan llevar a tu hijo a despertarse temprano. Pon cortinas o una hoja de cartón sobre la ventana para bloquear la luz del sol brillante. Coloca una máquina de ruido blanco o enciende un ventilador ruidoso para ahogar cualquier ruido que pudiera despertar a tu bebé. Vístelo con un pañal durante la noche que sea extra-absorbente para asegurarte de que no esté demasiado mojado para no dormir cómodamente. Pon su animal de peluche favorito en su cuna para que sea menos probable que se despierte asustado o solo.

  3. Dale a tu bebé un bocadillo grande antes de acostarse si siempre parece tener hambre cuando se despierta. Si sigue amamantando o toma un biberón antes de dormir, ten una sesión de alimentación extra-larga o haz un biberón más grande de lo habitual para mantenerlo lleno. Si está comiendo sólidos, dale un postre que lo llene. El yogur es lo suficientemente dulce para funcionar como un postre y también contiene triptófano, que induce el sueño, por lo que es un alimento ideal como bocadillo antes de acostarse. La harina de avena, arroz integral u otro cereal integral mezclado con frutas puede ser una delicia fácilmente digerible pero abundante antes de acostarse.

  4. Comprueba si hay signos de que tu bebé está demasiado cansado, como irritabilidad, refriegue de ojos, apatía e hiperactividad. Si bien puede parecer que saltar una siesta o mantenerlo despierto excepcionalmente hasta tarde debería conducir a una noche de más sueño, un bebé demasiado cansado es probable que se vuelva hiperactivo, lo que realmente hará que sea más difícil para él dormir toda la noche.

  5. Establece horarios para dormir y siestas consistentes si el horario de tu hijo tiende a ser errático. Un horario irregular desorganiza el reloj biológico de tu hijo y puede conducir a horarios inconsistentes para despertar.

  6. Consuela a tu hijo tan pronto empiece a despertarse en la mañana. Acaricia su espalda, acurruca su osito de peluche contra su cuerpo, cántale en voz baja, o cálmalo para volver a dormirlo en cualquier manera que funcione mejor para él. Si esperas hasta que esté completamente despierto, será reacio a volver a dormir. Atenderlo mientras está somnoliento será más fácil para lograr que se duerma antes de que se despierte completamente.

  7. Comprueba los hitos del desarrollo que pueden estar causando que tu bebé se despierte, especialmente si solía dormir por más tiempo de lo que hace ahora. Siente las encías en caso de que tenga dientes, ya que los incisivos y molares pueden aparecer a los 12 meses. Determina si tu hijo está aprendiendo una nueva habilidad, como caminar, ya que los bebés a veces practican las habilidades de desarrollo en su sueño y se despiertan a sí mismos en el proceso. Aunque puedes calmar a un bebé en la dentición con un trapo frío o una dosis de analgésico infantil, es posible que sólo tengas que esperar a que un bebé "que practica" supere la fase.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel kolar | Traducido por carlos alberto feruglio