Enseñar a los adolescentes los diferentes tipos de relaciones abusivas

Quieres proteger a tu hijo de ser abusado en una relación y, no menos importante, evitar que tu hijo se comporte de manera abusiva. Dado que la investigación ha demostrado que pocos adolescentes recurren a sus padres en busca de ayuda cuando una relación se vuelve violenta, hablar con ellos sobre el abuso antes de que suceda, mostrándoles que eres alguien con quien puede hablar.

Momentos para la enseñanza de los padres

La mejor manera de enseñar a tus hijos a reconocer los tipos de comportamientos abusivos es de forma espontánea, cuando el tema se presenta de manera natural. Por ejemplo, tu hijo podría decirte acerca de un incidente de acoso en el patio de la escuela, puedes hacer un comentario que de nombre a la clase de abuso de que se trataba. O, podrías estar viendo una película y una escena que representa a una mujer humillando a su pareja, puedes hacer comentarios sobre esto y etiquetarlo como abuso emocional y verbal. Los ejemplos que utilices no tienen que incluir sólo relaciones románticas o adolescentes, debido a que la sensibilización del abuso de tus hijos en diferentes circunstancias los hacen más sensibles en sus propias relaciones.

Abuso emocional

El abuso emocional tiene como objetivo controlar a la otra persona, haciendo que se sienta mal consigo misma o mantenerla ocupada defendiéndose. Incluye los apodos, acusar de acciones que no hizo, amenazar con hacerle daño, o una lluvia continua de críticas. Tanto los niños como las niñas pueden abusar emocionalmente de un amigo o compañero.

Abuso físico

Mientras que el maltrato físico es más a menudo perpetrado por varones, las niñas pueden usarlo también, por lo general en contra de otra niña o un niño que no quiere responder amablemente. Cosas como empujar, patadas, golpes, bofetadas, morder o tirar, son todos ejemplos de la utilización de la violencia física para controlar a la otra persona.

Abuso sexual

Mientras que la violación y el asalto sexual son formas fácilmente reconocibles de abuso sexual, existen formas más sutiles. Tanto los niños como las niñas pueden tratar de humillar a su pareja debido a un comportamiento o apariencia sexual de sus parejas, hacer amenazas de irse si la pareja no está de acuerdo con el sexo o se niegan a practicar el sexo seguro. Otros ejemplos de abuso sexual pueden incluir la realización de una acusación falsa de violación o la propagación de mentiras acerca de la orientación sexual de una persona, en venganza por haber puesto fin a la relación.

Puntos importantes para padres

Aprende el lenguaje que tus hijos usan cuando hablan de comportamientos potencialmente dañinos en las relaciones. Podrían hablar sobre el abuso como "drama" o como "falta de respeto", y si no estás familiarizado con tus eufemismos, es posible que pierdas importantes pistas que los que quieren hablar. Debido a que las relaciones abusivas pueden tener momentos de ternura y amor, los adolescentes podrían no ser capaces de reconocer los signos de peligro de los celos excesivos o comportamientos de control. Esto refuerza la importancia que tiene el abuso en las relaciones como tema de conversación en tu casa.

Más galerías de fotos



Escrito por sheri oz | Traducido por verónica sánchez fang