Enseñándole a los niños cómo pesar objetos

Para niños pequeños, la medición de peso no es un concepto fácil de captar. No es fácil para los niños comprender que algo pequeño puede ser pesado, mientras que algo liviano puede tener un gran tamaño. Puedes ayudarles a pesar objetos desde tu casa enfrentando a tu hijo a actividades adecuadas y haciéndolos notar procedimientos de este tipo de mediciones en la vida diaria.

Entendiendo las medidas de peso

Ayuda a tu hijo de entender el concepto de peso y medida leyendo libros con él que lo expliquen de una manera clara y sencilla. Para niños de 5 años en adelante, revisa el libro "¿Cómo se mide el peso?" (How Do You Measure Weight?) de Thomas K. y Heather Adamson. El libro contiene una introducción acerca de como pesar objetos de distintos tamaños utilizando escalas y pesas. "En la escala, una historia de peso (las matemáticas son categóricas)" (On the Scale, a Weighty Tale (Math is Categorical) de Brian P. Cleary, emplea rimas e ilustraciones para enseñar a los niños sobre las unidades de medición de peso, desde gramos hasta toneladas.

Experimentos de cocina

Lleva a tu hijo a la cocina para descubrir el peso de sus alimentos favoritos en una escala. Inténtalo con objetos como frutas, vegetales, y pasta y que él lo pese. Hazlo sostener objetos en sus manos y que estime el peso antes de colocarlo en la escala. Pregúntale cosas para averiguar que tanto entendió, por ejemplo, cuánto pesan dos manzanas en relación a una, o cuánto cambia el peso de la pasta cocinada en relación al de la pasta cruda. Si tienes una balanza, utilízala para que compare distintos objetos como rebanadas de pan y trozos de fruta, u objetos que son similares entre sí como manzanas y naranjas.

Calculando el peso

Haz que tu hijo acomode varios objetos según su peso. Para la primera actividad, llena pequeñas cajas de cartón con distintas cantidades de arena; las cajas deben ser todas del mismo tamaño, pero estar envueltas en distinto papel. Pídele a tu hijo que ordene las cajas según su peso con sólo mirar las envolturas, y que adivine el peso de cada una. Después coméntale la imposibilidad de saber el peso de un objeto con la pura vista. Para otra actividad, coloca la misma cantidad de diferentes tipos de objetos, como dulces, en jarras. Haz que tu hijo adivine cuál es el objeto más pesado y el menos, basándose en lo que ve, y después que las levante para comprobarlo. Coméntale como el tamaño no es proporcional al peso.

Pésalo en el mundo real

Lleva a tu hijo a explorar el peso de los objetos en el mundo exterior. Por ejemplo, le puedes preguntar la relación entre el peso del auto y de aquel vehículo en frente de ustedes. Visita un zoológico y pídele a tu hijo que estime el peso de algunos animales. Muchos zoológicos tienen este tipo de información que puedes utilizar para comprobarlo. En un parque, puedes agarrar objetos como piedras, ramas o frutos. Llévate esos objetos a tu casa para pesarlos en una balanza.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por eduardo sanchez