Enseñando a los niños a ser respetuosos en las redes sociales

Debido a la naturaleza omnipresente de las redes sociales, es casi imposible resguardar a tus hijos de su uso e influencias. Como con cualquier otro medio social de interacción, el establecer reglas y límites para el uso de las redes sociales puede proteger a tus hijos y asegurarte que se comporten apropiadamente. La página web OnGuardOnline.gov, del U.S. Federal Trade Commission (Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos), dedicada a la protección del niño en Internet, recomienda usar ejemplos específicos y discutir cómo el uso inapropiado de las redes sociales puede dañar la reputación y los sentimientos de las personas. Uno de sus expertos explica que “el aplicar juicios del mundo real puede ayudar a minimizar esos riesgos”.

La regla de oro

La regla de oro –trata a los demás como quieres que te traten– también se aplica para las redes sociales de la misma forma que se haría en otro tipo de comunicación. Asegúrate que tu hijo entienda que por más que pueda publicar de forma anónima en las páginas de redes sociales, igualmente está interactuando con personas reales que se ven afectadas por sus palabras. Para los niños más jóvenes, considera usar ejemplos concretos para ilustrar este punto, tal como “¿Cómo te sentirías tú si alguien se burlara de tu foto de perfil?”.

Internet nunca olvida

Los niños tal vez no entiendan que, a diferencia de las palabras verbales que las personas pueden olvidar en unos días, lo que escriban en las redes sociales puede durar años. Por lo tanto, es importante enseñar a los niños a elegir bien sus palabras y sus publicaciones, y asegurarse que lo que escriben en Internet refleja su verdadero sentir, creencias y carácter. Esta es una lección muy importante, especialmente para los adolescentes que estarán buscando trabajo y solicitando el ingreso a la universidad pronto. Enfatiza en que tanto los empleadores como las oficinas de admisión suelen mirar las publicaciones en las redes sociales para conocer más acerca de los solicitantes.

Publicar cuando estén calmados

Tu hijo puede tentarse a publicar un mensaje en Internet cuando está enojado con una amiga, con algún hermano o maestro. Sin embargo, este tipo de publicaciones guiadas por las emociones rara vez terminan en algo que no cause problema. “Cuando estás enojado, no estás pensando… no racional o inteligentemente al menos. Por lo que en estos momentos es mejor alejarse todo, tranquilizarse y repensar” antes de hacer alguna publicación, es lo que explica la página web de la Global Children’s Fund (Fondo Internacional para Niños). Junto con esta lección, ayuda a tu hijo a desarrollar mecanismos específicos para lidiar con los momentos en que se sientan enojados o molestos y quieran publicar algo en las redes sociales. Por ejemplo, puedes sugerirle que escriba en un diario personal y privado, que de una vuelta o hable sobre la situación con un amigo que tenga confianza.

Cometer dos errores no hacen un acierto

En Psychology Today (Psicología Hoy), Marilyn Price-Mitchell, Ph.D, psicólogo de desarrollo, explica que los niños imitan el lenguaje que escuchan todos los días –de sus padres, de la televisión o de las noticias. Aunque es muy difícil que puedas aislar a tu hijo de las malas palabras, de las actitudes incivilizadas e irrespetuosas, el mantener la comunicación apropiada dentro de tu hogar puede ayudar a tus hijos a que aprendan a comunicarse de una manera más efectiva, tanto en las redes sociales como en otros ámbitos. Haz reglas específicas sobre qué tipo de lenguaje y contenido esperas de él cuando están usando Internet –por ejemplo, no maldecir o hablar sobre sexo –y apégate a esas reglas.

Más galerías de fotos



Escrito por anna green | Traducido por liz mancilla