Enseñando a los niños sobre los pensamientos, sentimientos y comportamientos

En la New West Charter School de Los Angeles, los estudiantes presentaron proyectos de aula a los maestros y padres durante conferencias especiales. Desde 2011, cada clase ha creado un sitio web dedicado a compartir noticias sobre ellos mismos como individuos, miembros de familia y de clase. Mientras que los chicos disfrutan de subir fotos y crear un sitio web, un tipo de aprendizaje más profundo se está desarrollando, de acuerdo a Steven Jones, uno de los maestros principales del proyecto. Se llama inteligencia emocional social y ahora acompaña a la lectura, la escritura y al plan de estudios tradicionales en muchas escuelas.

¿Qué es la inteligencia emocional y social?

Una organización llamada Collaborative for Academic, Social, and Emotional Learning define el aprendizaje emocional y social como el desarrollo de habilidades para el éxito en la vida. Esto incluye reconocer y manejar emociones, mantener relaciones positivas, tomar decisiones éticas y transparentes, desarrollar la empatía y manejar circunstancias difíciles. La enseñanza de estas habilidades empieza en la infancia y se extiende hasta después de la adolescencia. Para los padres, estos conceptos proporcionan un marco para enseñar a sus hijos habilidades fundamentales que no son necesariamente fáciles de cuantificar. Estas habilidades explican las conductas que ves en tu hijo durante las etapas de desarrollo.

Inteligencia emocional y social en bebés

Los bebés de tan sólo 6 meses experimentan emociones, tales como la tristeza y el miedo, según un estudio nacional realizado por Hart Research conducido por el National Center for Infants, Toddlers, and Families. Los pensamientos, sentimientos y comportamientos están vinculados al proceso de aprendizaje que empieza en la infancia. Uno de los primeros métodos a través de los cuales los padres enseñan la inteligencia emocional y social y el comportamiento subsecuente, es a través de la capacidad de respuesta a las necesidades del bebé, la observación y el modelado. Responder a las necesidades de tu bebé con calma, tacto y cuidado amoroso, parece natural, pero esto también sienta las bases para que tu hijo desarrolle relaciones profundas y confiables durante su vida, de acuerdo a Zero to Three.

Guiando a los niños pequeños

Cuando los niños están en sus primeros años, el sentido de sí mismo se desarrolla. Durante este tiempo, los conceptos de autocontrol y de compartir pueden ser difíciles para los pequeños, quienes saben bien lo que quieren pero por su desarrollo carecen de sentimientos como la empatía. Los padres pueden guiar a su hijo durante de esta etapa ayudándolo a nombrar sus sentimientos. Esto no solo ayuda al desarrollo de un vocabulario emocional, sino a que el pequeño se sienta atendido y reconocido. Los problemas de comportamiento y los conflictos son propensos a aparecer en este momento. Estos son momentos adecuados para enseñar al pequeño, que aprenderá a identificar las señales de sus padres o cuidadores.

Niños en edad escolar

Cuando los niños llegan a la edad escolar, los indicadores de éxito implican más que la lectura y preparación académica. Ser capaz de controlar las emociones, pensamientos y comportamientos son la clave para el éxito en la escuela, en el trabajo y en la vida. Los conceptos de modelado y andamiaje son comúnmente usados en escuelas y por las familias en el desarrollo social, emocional y cognitivo. El andamiaje se refiere a enseñar habilidades por etapas. Por ejemplo, enseñas a un niño a andar en bicicleta atajándolo y luego, gradualmente, dejándolo ir mientras aprenden a pedalear por sí mismos. El modelo de comportamiento a través de actividades compartidas, tales como cocinar o dibujar, también se extiende a áreas como hacer frente a un mal día y tener una buena rutina nocturna en casa.

Más galerías de fotos



Escrito por deborah stambler | Traducido por gloria soto