Enseñando a los adolescentes la importancia de decir la verdad

Los niños aprenden primero acerca de la honestidad y la mentira en casa, sobre todo de sus padres y otros adultos importantes en sus vidas, aunque sus compañeros ganan influencia a medida que los niños entran a la escuela. Los padres ayudan a los niños a aprender la diferencia entre la realidad y la fantasía, y la importancia de decir la verdad. Aunque los padres que hacen hincapié en la importancia de la veracidad y aplican sistemáticamente las consecuencias de mentir pueden esperar que sus adolescentes se abstengan de mentir, no es raro que los adolescentes digan una mentira ocasional. Para los adolescentes a menudo es necesario reforzar las lecciones sobre la honestidad y la confianza. Los adolescentes que son constantemente deshonestos pueden necesitar ayuda adicional para comprender la importancia de la honestidad.

Los adolescentes y las mentiras

A medida que los adolescentes luchan por una mayor independencia y la separación de sus padres, a menudo son evasivos. Este comportamiento sigiloso puede alarmar a los padres que confían en la verdad para proteger a sus hijos, por lo que puede ser útil comprender las razones más comunes que los adolescentes se encuentran para mentir. Los adolescentes pueden decir mentiras descaradas o pueden dar una sombra a la verdad, embellecer una historia o dejar de dar información sobre algo problemático. Un adolescente podría mentir para salir del trabajo o evitar asumir la responsabilidad por sus acciones. Los adolescentes mienten para proteger los secretos o para evitar herir los sentimientos de otra persona. Algunos mentirán para proteger su privacidad mientras que otros inventan historias para conseguir más atención. Los adolescentes pueden mentir por miedo y vergüenza o para encubrir actividades delictivas, abuso de drogas u otras actividades peligrosas.

El proceso

Lograr que tu hijo empiece a ser honesto con ustedes es un proceso que comienza con la comunicación entre padres e hijos que construye una relación de seguridad y confianza, de acuerdo con el Dr. Jeffrey Bernstein, que escribe para Psychology Today en línea. Bernstein recomienda que los padres comiencen por no tomar la deshonestidad como algo personal. Exagerar la reacción y juzgarlo aumenta la distancia entre tu y tu hijo y hacer que el problema empeore. Responde con calma cuando tu hijo dice una mentira. Evita los insultos, la ira y las declaraciones de juicio. Muestra honradez de tu hijo en todas las situaciones. A medida que avances en el proceso de cambiar su comportamiento, tu puedes aumentar las posibilidades de que él venga a ti con la verdad.

Explora la motivación

Averigüa por qué tu hijo está mintiendo y habla con ella acerca de por qué la falta de honradez la siente como una mejor opción. ¿Es el miedo a la motivación, la necesidad de encajar con sus compañeros o la respuesta al estrés? Explícale cómo decir la verdad puede dar miedo en el momento, pero siempre es la mejor opción a largo plazo. Ayúdalo a examinar lo que se siente cuando se toma la decisión de decir una mentira. Cuando tu hijo miente, con calma pregunta por qué añadió información a la historia que parece falsa. Anímalo a encontrar el valor y ayudarlo a mejorar su capacidad de manejar situaciones estresantes sin mentir. Señala cómo la honestidad y el manejo de los problemas con calma le ayuda a tener éxito en la vida.

Discute las consecuencias

Discute las consecuencias de la falta de honradez. Decir una mentira puede proporcionar un alivio temporal, pero causa estrés a tu hijo y sus relaciones con los demás. Con el tiempo, la verdad va a salir y la gente va a verlo como indigno de confianza. Mentir duele a sus seres queridos y amigos, y le puede hacer daño, así como a su autoestima que sufre y aumenta su culpa. Comunícale lo que sientes por el hábito y el daño que hace a su relación. Establece normas sobre la mentira, y como una pequeña mentira traerá consecuencias. Discute todas las instancias de la mentira, incluyendo la motivación y consecuencias. Psychology Today en línea recomienda dar a tu hijo el regalo de un nuevo comienzo completo con renovada confianza. Aconséjale trabajar duro en la protección de la confianza y en evitar tomar el camino más fácil.

Cuando pedir ayuda

Mentir puede ser un mal hábito que un adolescente necesita romper o puede indicar serios problemas emocionales si tu hijo parece no saber la diferencia entre la realidad y la ficción. Es posible que necesite ayuda profesional si tu hijo ha mentido habitualmente durante la infancia,o como adolescente, él continúa mintiendo con regularidad a pesar de tus esfuerzos. Los profesionales de salud mental o con tu médico de familiar puedes ayudarle a organizar una evaluación y otros exámenes para descubrir la causa de la mentira y hacer recomendaciones para el tratamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por gail sessoms | Traducido por sandra magali chávez esqueda