¿Te hace engordar?

Prácticas saludables que podrían ser perjudiciales para tu pérdida de peso.

La gente a menudo recurre a los frutos secos como aperitivo saludable para bajar de peso pero ¿es el aperitivo correcto al que debes recurrir?

Desde el punto de vista del gasto calórico, levantar objetos pesados ​​probablemente no sea la mejor solución para perder peso. Dado que las cargas pesadas son generalmente bajas en repeticiones y producen un movimiento más lento, hay mucho menos gasto de calorías y, por tanto, una menor pérdida de peso.

— Keith Scott, entrenadora atlética certificada.

¿Estás haciendo todo "bien", pero aún así no pierdes peso lo suficientemente rápido? Podrías estar saboteando tus esfuerzos para perder peso sin darte cuenta. Algunos hábitos "saludables" pueden tener puntos débiles, haciendo que peses más libras (o kilos) y que no adelgaces. Echa un vistazo de cerca a tus prácticas de pérdida de peso para ver si estás obstaculizando tu progreso.

Ritmo cardíaco lento

Muchas personas recurren a ejercicio de ritmo cardíaco lento cuando comienzan su camino hacia la pérdida de peso. Parece una buena idea al principio porque un ritmo cardíaco lento quema un mayor porcentaje de calorías de grasa que el ritmo cardíaco de mayor intensidad. Sin embargo, Rachel Cosgrove, propietaria de Results Fitness y autora del exitoso libro "The Female Body Breakthrough", advierte en contra del ritmo cardíaco lento. "El problema con el estado de equilibrio cardíaco es que tu cuerpo se adapta y se hace extremadamente eficiente, lo que significa que quemas menos y menos calorías por el mismo ejercicio", dijo Cosgrove. "Si sales a correr una milla hoy puedes quemar 100 calorías. Corre la misma milla mañana y solo quemarás 80 calorías y así sucesivamente".

Para volver a las pistas, comienza con un entrenamiento de intervalos para quemar más grasa y evitar que tu cuerpo se vuelva demasiado eficiente en la utilización de calorías durante tus entrenamientos. En el nivel más básico, el entrenamiento por intervalos consiste en segmentos de ejercicio riguroso seguido de períodos de descanso. En comparación con el ritmo cardíaco lento, el entrenamiento por intervalos no quema un mayor porcentaje de calorías de grasa, pero quema más calorías en total (y seguirás quemando calorías adicionales en las siguientes 38 horas). Con un ritmo cardíaco lento se detiene la quema de calorías adicionales cuando tu ritmo cardíaco vuelve a la normalidad. Haz que el entrenamiento en intervalos funcione para ti añadiendo una rutina simple al final de tu sesión de entrenamiento con pesas: comienza con cinco minutos de calentamiento y luego ejercita tan rápido como puedas durante un minuto, seguido de un período de descanso en una ritmo lento/moderado durante dos minutos. Repite este intervalo de tres minutos tres o cuatro veces. Termina tu entrenamiento con un descanso de cinco minutos.

Levantar pesas pesadas

Aunque el levantamiento de pesas es un componente esencial de un programa de pérdida de peso efectivo, Keith Scott, entrenador atlético certificado, advierte sobre el levantamiento exclusivamente de pesas pesadas. "Desde el punto de vista de la quema de calorías, levantar objetos pesados​​ probablemente no sea la mejor solución para perder peso. Dado que las cargas pesadas son generalmente bajas en repeticiones y producen un movimiento más lento, hay mucho menos gasto de calorías y, por tanto, una menor pérdida de peso", dice.

Para maximizar la efectividad de tu entrenamiento para perder grasa, Alwyn Cosgrove, co-creador del sistema Warp Speed Fat Loss, recomienda seguir el trabajo pesado con el entrenamiento metabólico de ritmo más rápido. "Tengo clientes que hacen esto al alternar entre series de arremetidas y burpis, completando tantas series de ocho repeticiones de los dos ejercicios como sea posible en un período de 10 minutos", dice. "Ajustando el entrenamiento de esta manera, cosecharás los beneficios del entrenamiento de fuerza de alta intensidad y el entrenamiento de resistencia metabólica, lo que resulta en la mayor pérdida de grasa posible".

Suplementos de proteína en polvo

Tomar proteínas en cada comida es una estrategia eficaz para controlar el hambre y los batidos de proteínas son una manera conveniente para conseguir esa proteína adicional. Pero ten cuidado con las calorías ocultas que podrían estar arrastrando tus proteínas en polvo favoritas. Para mejorar el sabor y crear sabores más tentadores, muchas compañías de suplementos han comenzado a esconder azúcar y grasas añadidos a las proteínas en polvo antes puras. Algunas marcas populares tienen hasta 6 g de grasa, 13 g de carbohidratos y 80 calorías indeseadas adicionales por cucharada. Y es un añadido que tener en cuenta.

Para evitar el exceso de grasas y calorías, lee las etiquetas cuidadosamente y elige una proteína en polvo que no contenga más de 5 g de carbohidratos y no más de 3 g de grasa. Añade tus propios carbohidratos y grasas saludables mezclándolos con bayas y frutos secos. Estas opciones te darán más fibra, grasas saludables y más nutrientes. Todo esto ayudará a mejorar tu pérdida de peso y la salud general.

Frutos secos

El consumo de frutos secos puede fácilmente apagar el fuego que quema las calorías. Si bien pueden ser transportables y convenientes, debes evitarlas cuando estés a dieta. La mayoría de los frutos secos contienen azúcares añadidos, que elevan rápidamente el nivel de insulina, poniendo freno a la pérdida de calorías. Otro gran problema de los frutos secos es la falta de agua. El contenido de agua de la fruta realmente juega un papel importante en lo lleno que te sientas después de comerlos. Los científicos lo llaman densidad de energía. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad del Estado de Pensilvania y publicado en la edición de mayo de 2005 del Diario de la Asociación Dietética Americana, indica que los alimentos con alto contenido de agua, como frutas y verduras frescas, te hacen sentir más saciado que los alimentos con menor contenido de agua, como frutos secos y alimentos con alto contenido graso. Además de no sentirte tan saciado, es fácil consumir muchos más frutos secos que frutas frescas. La mayoría de las personas no tienen ningún problema en comer de seis a ocho mitades de albaricoques secos, pero jamás comerían cuatro albaricoques enteros en un mismo momento.

Al tratar de desaparecer las libras (o los kilos), lo mejor es saltarse los frutos secos y concentrarse en las frutas en su estado natural. Esto te ahorrará calorías, a la vez que te saciará. Un montón de frutas son fáciles de transportar y son perfectas cuando estás de viaje. Piensa en las manzanas, naranjas, peras, melocotones, ciruelas, uvas, cerezas y plátanos. Y un melón incluso cuenta con su propio plato natural; todo lo que necesitas es un cuchillo para cortar por la mitad y una cuchara para sacar la pulpa.

Foto: Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por mike roussell
Traducido por maría dolores meade