Cómo enfriarte después de nadar

A veces, la mejor parte del entrenamiento es cuando te relajas después de la rutina. Calentar antes de entrar en la piscina facilita realizar una rutina intensa y enfriarte después facilita el terminar. Al realizar ejercicio aeróbico moderado, tu corazón bombea con rapidez y la circulación se incrementa. Nadar activa todos los grandes grupos musculares del cuerpo e incrementa la demanda muscular de oxígeno, haciendo que respires con mayor profundidad. Después de ejercitarte, pasa entre 5 y 10 minutos enfriando tu cuerpo, para estirar y relajar todos los músculos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Nada cinco vueltas, bajando de velocidad con cada distancia consecutiva, hasta que la última vuelta la nades relajadamente. Nada con una combinación de dorso y crol para estirar los músculos de la espalda y el cuello.

  2. Toma una tabla y realiza dos vueltas pateando suavemente, con o sin aletas. Usa una patada alternada en crol o dorso, patada de pecho o patada de mariposa.

  3. Mira la pared de la piscina y sostente del borde. Lentamente, camina sobre el muro hasta que tus rodillas toquen tu pecho. Baja la cabeza entre tus hombros para estirar la espalda baja y alta. Mantén la postura y luego estira las piernas, dejando que cuelguen. Repite el movimiento una vez más.

  4. Párate en el perímetro del borde de un piscina profunda, o en el fondo de una poco profunda. Párate de puntas y luego regresa los pies a la posición natural. Repite el movimiento, estirando los músculos de tus pantorrillas y tus pies. Nadas con los pies flexionados, así que este ejercicio ayuda a evitar calambres después de ejercitarte.

  5. Salte de la piscina y haz un estiramiento en posición "streamline" suave sobre la terraza de la piscina. La posición "streamline" se realiza extendiendo los brazos sobre la cabeza, con los codos contra las orejas. Cruza los codos detrás de la cabeza y luego rota la cintura a la derecha y luego a la izquierda.

  6. Si es posible, toma una ducha caliente y lava el cloro en tu cabello y piel.

Consejos y advertencias

  • Los ejercicios fuera del agua pueden desgastar tus músculos y provocar lesiones si los realizas antes de un entrenamiento intenso. Programa un tiempo en el gimnasio, separado de tu rutina de natación, y evita agotar los músculos ya cansados.
  • Consulta con tu entrenador antes de estirarte si experimentas dolor o rigidez antes o después de entrenar.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por eduardo moguel