Enfermedades y trastornos del sistema reproductor masculino

El sistema reproductivo de un hombre tiene muchas funciones, entre ellas, garantizar su fertilidad y proveer las hormonas sexuales que apoyen su bienestar sexual. Aunque los problemas que surgen en el sistema, a menudo, se pueden tratar, algunos trastornos pueden tener consecuencias potencialmente graves. Discute cualquier pregunta que tengas acerca de los problemas en el sistema reproductor masculino con tu médico de familia o un especialista en urología.

Infección

En los hombres, los testículos residen en el escroto. Un sistema de conductos transporta el semen desde los testículos hasta el pene, donde se libera en la eyaculación. Una infección puede desarrollarse en cualquiera de estas áreas, causando potencialmente la inflamación y el dolor en los testículos u otras estructuras. Las infecciones pueden ser causadas por una bacteria o un virus. Por ejemplo, la prostatitis, una infección bacteriana, puede comenzar en la glándula de la próstata que rodea la uretra; en uno de los testículos, la infección se llama orquitis. El virus de las paperas puede ser la causa de una infección en el sistema y puede resultar en problemas de fertilidad de larga duración. Las causas bacterianas incluyen también las enfermedades de transmisión sexual como la clamidia o la gonorrea.

Hipertrofia prostática benigna

Un trastorno conocido como hipertrofia prostática benigna (HPB) consiste en la ampliación de la glándula de la próstata y generalmente afecta a los hombres mayores, por lo general, después de los 50 años. En la HPB, un hombre puede experimentar una lenta corriente de la orina, una sensación de que la vejiga no se vacía por completo o la necesidad de hacer un esfuerzo para orinar. La HPB, una condición no cancerosa cuya causa no se conoce bien, a menudo se puede aliviar con medicamentos o cirugía cuando los síntomas se vuelven severos.

Estadísticas y síntomas del cáncer

El cáncer puede desarrollarse en cualquiera de los órganos que componen el sistema reproductor masculino, pero el cáncer de próstata es el más común entre los hombres estadounidenses. Aunque la causa aún no está clara, la investigación publicada en la edición de septiembre de 2013 de la revista "Prostate" (Próstata), concluyó que los cambios en la función de los genes relacionados con el envejecimiento, al menos en parte, cuentan para las tasas más altas de cáncer de próstata en los hombres mayores. Los síntomas incluyen dificultad para orinar y dolor de espalda o dolor con la eyaculación, aunque los síntomas pueden estar ausentes, especialmente en las primeras etapas. El cáncer también se puede desarrollar en uno de los testículos, donde se desarrolla con mayor frecuencia en hombres de 20 a 39 años, y puede causar dolor, hinchazón o bultos en el escroto o en el pene. El cáncer de pene, aunque raro, puede ser causado por el virus del papiloma humano, o VPH, el virus que también causa la mayoría de los cánceres de cuello uterino en las mujeres.

Infertilidad

La infertilidad masculina se puede desarrollar debido a factores genéticos que causan la producción de esperma bajo o ausente, un bloqueo en el sistema de conductos, un desequilibrio hormonal que interfiere con la producción de esperma, o ciertos medicamentos. Una condición llamada varicocele, en la que las venas en el escroto que llevan la sangre de vuelta al corazón se agrandan, también puede causar problemas de fertilidad. Estas venas ayudan a enfriar la sangre caliente que fluye hacia el escroto, donde la producción de espermatozoides depende de una temperatura reducida. Cuando el flujo de sangre en las venas es lento, el escroto se calienta e interfiere con la producción de esperma. El varicocele se puede tratar exitosamente con cirugías u otros procedimientos.

Problemas del pene

El pene es el camino a través del cual la orina y el esperma dejan el cuerpo de un hombre, y los trastornos del pene pueden comprometer cualquiera de estas funciones. Una condición llamada disfunción eréctil, interfiere con la capacidad del hombre para desarrollar o mantener una erección, lo que compromete su capacidad para tener relaciones sexuales y ser padre. Tiene muchas causas diferentes, como la diabetes mal manejada que puede causar problemas en los nervios del pene, los bajos niveles de hormonas masculinas, los efectos secundarios de ciertos medicamentos como los antidepresivos, o los factores psicológicos como el estrés o la ansiedad. Una vez que se identifica la causa, la disfunción eréctil es, a menudo, tratable con medicamentos u otras intervenciones.

Más galerías de fotos



Escrito por joanne marie | Traducido por gloria soto