Enfermedades por falta de vitamina A

La vitamina A es una vitamina soluble en grasas derivada de la provitamina carotenoide y los retinoides transformados. Puedes obtener retinoides de tu dieta consumiendo alimentos animales como productos lácteos, huevos, riñón e hígado. También puedes obtener vitamina A consumiendo alimentos ricos en betacaroteno, tales como las zanahorias y vegetales amarillos u oscuros.

Funciones fisiológicas

La vitamina A le ayuda a tus ojos adaptarse a los cambios de luz. De acuerdo con la Colorado State University Extension, también juega un papel vital en el desarrollo de los dientes, la regulación del sistema inmunológico, la expresión de los genes, la división celular, el crecimiento óseo y la reproducción. Además, la vitamina A mantiene tus pulmones, garganta, nariz, ojos, piel y boca humectados. Si tienes suficientes cantidades de vitamina A, puedes reducir tus probabilidades de desarrollar algunos tipos de cáncer. La ingesta dietética recomendada es de 900 µg diariamente para los hombres y 700 µg por día para las mujeres.

Etapas de la deficiencia

Las manifestaciones clínicas de la deficiencia de vitamina A ocurren en etapas. En la etapa temprana de la deficiencia sufrirás de ceguera nocturna y quizás no puedas ver apropiadamente en una habitación con poca luz. Si la deficiencia avanza, no verás nada que esté en penumbra. En este punto, debes consultar a tu médico o podrías desarrollar xerosis conjuntiva. Tu conjuntiva, el recubrimiento debajo de los párpados que cubre el blanco del ojo, se pigmentará, endurecerá, secará y encogerá. En esta etapa, los globos oculares obtienen una apariencia brumosa. Si la resequedad se expande más, tu córnea se verá turbia y sin brillo. En este punto, ya sufres de xerosis córnea y necesitas tener atención médica o desarrollarás queratomalacia, una ulceración de la córnea.

El camino hacia la ceguera

Una deficiencia severa de vitamina A culmina en queratomalacia, una condición que afecta ambos ojos. En esta etapa, tu córnea se vuelve extremadamente suave y los ojos se encogen y llenan de nubes. Conforme la deficiencia avanza, se comienzan a formar puntos espumosos sobre lo blanco de tus ojos. Si no recibes tratamiento, sufrirás una infección que puede romper tu córnea. Conforme tu tejido ocular continúe degenerándose, pronto estarás ciego. La queratomalacia y la falta de una vitamina A dietética adecuada son las causas principales de la ceguera en algunas economías en desarrollo. Si vives en el mundo desarrollado, puedes desarrollar queratomalacia como resultado de una pobre absorción y transporte de vitamina A debido a condiciones como la colitis ulcerativa, la enfermedad celíaca, enfermedad hepática o fibrosis quística.

Tratamiento médico

En el momento en el que el médico diagnostique una deficiencia de vitamina A, probablemente te dará una dosis oral de vitamina A. En caso de que también estés experimentando diarrea o vómito persistente, se puede administrar un inyección intramuscular como sustituto de la dosis oral. Podrías recibir una dosis adicional después de una a cuatro semanas.

Más galerías de fotos



Escrito por jean harvey-berino | Traducido por laura de alba