Enfermedad de la tiroides y alimentos que se deben evitar

La tiroides es una glándula en el cuello que produce hormonas importantes para la salud del metabolismo, los niveles de energía, la temperatura corporal y el estado de ánimo. Si sufres de hipotoridismo, la tiroides produce muy pocas hormonas, y experimentarás letargia, aumento de peso y estados de ánimo depresivo. Una tiroides hiperactiva, o hipertiroidismo, causa exceso en la producción de hormonas, insomnio, pérdida de peso y temblores. Ambas enfermedades se pueden tratar en general con medicamentos sintéticos. Una dieta saludable, sin determinados alimentos, puede complementar el tratamiento médico para aliviar los síntomas.

Soja


Granos de soja.

La soja es una variedad de legumbre rica en proteínas que aporta beneficios nutricionales para muchas dietas. Sin embargo, si sufres de enfermedad de la tiroides, las sustancias que se encuentran de forma natural en la soja, conocidas como bociógenos, pueden interferir con la función tiroidea. Debido a que la soja o otras fuentes de bociógenos proporcionan nutrientes valiosos, no es necesario eliminar la soja por completo de tu dieta. Como alternativa, la nutricionista profesional Jennifer Sisk recomienda limitar el consumo de soja a no más de una porción por día, o el equivalente a 4 onzas (113 g) de tofu, 8 onzas (226 g) de leche de soja o 2 cucharaditas de salsa de soja.

Verduras crucíferas y verduras de hojas verdes


Verduras crucíferas.

Las verduras son las principales fuentes de antioxidantes, como betacaroteno y vitamina C, que respaldan la capacidad del cuerpo de resistir y recuperarse de infecciones y enfermedades. Sin embargo, al igual que la soja, las verduras crucíferas, como col de Bruselas, brócoli y coliflor, así como las verduras de hojas verdes, como espinaca, col rizada y mostaza de la India, contienen bociógenos, que pueden inhibir el funcionamiento de la tiroides. Para síntomas reducidos de enfermedad de la tiroides, el Centro Médico de la Universidad de Maryland recomienda limitar el consumo de estas verduras y comer otras verduras y frutas con más antioxidantes, como cerezas, arándanos, tomates, pimientos y calabazas.

Refrigerios procesados


Las galletas con chispas de chocolate son alimentos procesados.

Muchos refrigerios procesados, como galletas, galletas saladas, masa hojaldrada, pretzels y masas dulces, contienen ácidos grasos trans, una forma de grasa poco saludable ligada a los niveles poco saludables de colesterol y un mayor riesgo de enfermedades cardíacas. El Centro Médico de la Universidad de Maryland señala que las personas con enfermedad de tiroides disminuyan o supriman la ingesta de ácidos grasos trans y consuman más ácidos grasos omega-3 para mejorar la función inmune y reducir la inflamación. Fuentes valiosas de ácidos grasos omega-3 incluyen: pescado de agua fría, como salmón y caballa, linaza, nueces y aceite de canola.

Bebidas y alimentos cafeinados


Refrescos que contienen cafeína.

Como estimulante, la cafeína puede aumentar la producción de hormonas tiroideas y empeorar los síntomas de hipertiroidismo, como insomnio, temblores, sudoración y ansiedad. También puede causar síntomas de hipertiroidismo si recibes tratamiento para una glándula tiroides poco activa. Las fuentes comunes de cafeína son: café, té, refrescos gaseosos, bebidas energéticas, chocolate, y batidos dietarios y de dieta y barras energéticas. Los refrescos azucarados, el chocolate con leche, y el café y el té azucarados pueden incrementar los efectos estimulantes de la cafeína y alterar los niveles de azúcar en sangre, el estado de ánimo y los niveles de energía.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por vanesa sedeño